El misil de Burgos

    0
    138

    El ex ministro del Interior Jorge Burgos, quien adujo que estaba cansado cuando renunció al gobierno, parece que se logró recuperar con bastante rapidez y con toda su energía disparó sin contemplaciones a la Nueva Mayoría, al PC, al gobierno y a su programa de reformas.

    Señaló que el país se había descarrilado, y que había que ponerlo de nuevo otra vez en la vía. Implícitamente se percibía en sus palabras que echaba de menos los buenos tiempos de la Concertación. Culpó principalmente al partido comunista asegurando que era su influencia programática, lo que había contribuido a esta situación.

    Cabe eso sí, preguntarse ¿Cómo el PC llegó a tener tanta influencia? A pesar que se intuye porque el ex ministro no la menciona, que el rol de la presidenta ha sido clave. Es la presidenta la que define los respaldos y los niveles de influencia. Y si el PC incide es porque la mandataria lo respalda.

    Si uno hace una pequeña revisión de los frecuentes contratiempos que se evidenciaron entre Burgos y Bachelet- está claro que feeling entre ellos no hubo, y con casi todos los ministros del Interior de la DC ha pasado lo mismo, de ahí que el actual Mario Fernández, esperanzando en subsistir, se ha sometido totalmente a la voluntad presidencial.

    Luego de la entrevista de Burgos las reacciones no han cesado, el ex secretario de Estado transparentó un sentimiento latente de un sector de la DC. El problema es de fondo, dijo Burgos, “la Nueva Mayoría no tiene ninguna posibilidad de proyectarse más allá de este gobierno”. El Senador Ignacio Walker señaló con entusiasmo. “Burgos tiene razón”, fundamentando que la coalición oficialista no es otra cosa que un acuerdo político programático para apoyar al gobierno de la presidenta, y que, por lo tanto, concluyendo este gobierno, tiene cero posibilidades de proyectarse hacia una nueva administración.

    Sin embargo, la presidenta de la DC Carolina Goic, les quitó el piso a los dichos de Burgos, señaló que representaba sólo un militante más y no al partido. Por su parte, un grupo de militantes de la democracia cristiana, encabezado por Yasna Provoste y Soledad Lucero, firmaron una declaración pública cuestionando las declaraciones del ex ministro del interior. Para ellas las declaraciones de Burgos son extemporáneas e irresponsables. “Para que las coaliciones funcionen se requiere lealtad entre los partidos que la integran” señalaron.

    Goic por su parte, sostuvo que le llamaba la atención los dichos del ex secretario de Estado, ya que hace muy poco formaba parte del gobierno de la Nueva Mayoría. Se debe destacar que fue la misma pregunta que se hizo el presidente del PC, Guillermo Tellier señaló: ¿Cómo era posible que un ex ministro del Interior hubiese aceptado incorporarse al gobierno, pensando así?

    Burgos en sus entrevistas se explayó sobre el rol del PC en el gobierno e intentó romper con el mito de que era el partido más disciplinado de la Nueva Mayoría y el más leal a la presidenta. Tanto es así, que el propio senador Walker salió a respaldar a Burgos señalando, que desde fines del año pasado para nadie es un misterio que el PC ha empezado sistemáticamente a votar en contra de los proyectos de ley propuestos por la Presidenta.

    El proyecto de ley para permitir el control preventivo de identidad, fue rechazado tajantemente por los comunistas, quienes amenazaron por acudir a la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA.

    La expropiación de SQM fue otro de los rounds que enfrentaron a Burgos con el PC, ya que los diputados Guillermo Tellier, Camila Vallejo, Hugo Gutiérrez, Daniel Muñoz y Lautaro Carmona presentaron un proyecto de ley para declarar de interés nacional la explotación, industrialización y comercialización del Litio y la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM). La respuesta del Ministro del Interior fue fulminante” no está en los planes del gobierno expropiar ninguna empresa”.

    Por su parte para el presidente del PC Guillermo Terrier, señaló que el problema no era de su partido, sino de la DC y son ellos los que tienen que aclarar el tema, “porque si la posición de la DC fuera la del (ex ministro), esto se acaba hoy día mismo.

    Lo cierto es que por los dichos de Burgos, y las reacciones que se han sucedido el problema es transversal, atraviesa a toda la Nueva Mayoría, en particular a las dos almas de la coalición: los que añoran la Concertación y los que promueven la retroexcavadora de la Nueva Mayoría.

    Publicidad