Marraqueta: ¿Con o sin sal?

0
746

Pan batido, pan francés o marraqueta. Según el lugar del país donde esté, esos son los nombres que recibe ese pan crujiente que calentito hace derretirse a la mantequilla y su paladar. Engalana los desayunos familiares los fines de semana, es parte fundamental del ya tradicional choripán previo a los asados con los amigos, sirve para comer el pebre y obviamente que su consistencia es mucho más crujiente al día siguiente de un triunfo del equipo propio o de la selección chilena.

Pero la inspiradora marraqueta tiene un placer culpable. Cada una tiene altos contenidos de sodio a través de la sal, ingrediente que los panaderos advierten que es trascendental para su preparación pues es el que da precisamente la consistencia. Y aunque ya se ha bajado el contenido de sal, disminuir aún más, afirman, podría convertir la preparación en una masa chiclosa, sin la consistencia que buscan los chilenos.

Sin embargo, en el Ministerio de Salud advierten que los altos niveles de sodio tienen directa relación con la hipertensión, la que puede derivar en afecciones cerebrovasculares, coronarias, obesidad mórbida y mortalidad.

La ministra del ramo, Carmen Castillo, destacó que se han hecho avances importantes en disminuir el uso de la sal en el camino planteado por la OMS de llegar a sólo 400 gramos por persona, aunque sostuvo que aún en Chile estamos casi al doble de esa cantidad recomendada por el organismo internacional.

“Estamos en el mes del corazón. Y en el mes del corazón nosotros tenemos que cuidar precisamente lo que produce la sal cuando uno lo consume en exceso: la hipertensión. Eso es lo que hoy día queremos resaltar. En el mes del corazón la sal es un problema si se consume en exceso”, subrayó la secretaria de Estado.

Tito Pizarro, subsecretario subrogante de Salud Pública, agregó que los países con mayor consumo de sal tienen mayor tasa de mortalidad.

El especialista dijo que según un estudio se demuestra que “si disminuyo tres gramos de sal de consumo como población, yo puedo disminuir anualmente cerca de mil 200 muertes. Menos hipertensión, mejor calidad de vida”.

Pizarro indicó que se trata de respaldar el trabajo de las panaderías que han bajado a la mitad el uso de sal, lo que se traduce en un mejor alimento para la población.

La autoridad indicó que los chilenos consumimos alrededor de 10 gramos de sal al día, pero es necesario llegar a sólo 5 gramos, o menos. “Sobre 5 gramos ya empieza a ser dañino para la salud. Entonces el desafío para el Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud es cómo hacemos que nuestros alimentos, que es la principal causa por la cual tenemos hipertensión y exceso de sal en nuestro consumo, cómo podemos hacer que disminuya la cantidad de sodio en los alimentos”.

En el MINSAL aseguraron que la población ha preferido el pan con menos sodio. “No es que quede sin sodio, queda con la mitad de sodio de lo que tenía antes y con eso queda muy rico, muy crujiente y favorecido por los chilenos para mejorar su calidad de vida”, subrayó Pizarro.

De todas formas, las autoridades ministeriales comentaron que se trata de una decisión voluntaria de las panificadoras, aunque el llamado es particularmente al autocuidado de la población, especialmente de los niños.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí