Economía de EE.UU en riesgo de quedar atascada en crecimiento bajo

0
161

La economía de Estados Unidos corre el riesgo de estancarse en un periodo prolongado de crecimiento bajo en medio de la ralentización de la productividad y el retroceso de la clase media, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el segundo trimestre de este año, la economía estadounidense creció a una tasa anual del 1,2 por ciento, tras el 0,8 revisado a la baja del primero, según el Departamento de Comercio del país. Fue el tercer trimestre consecutivo de crecimiento inferior al 2 por ciento, el periodo más débil en cuatro años.

Los datos económicos, más flojos de lo esperado, subrayan la frustración continuada en cuanto a la recuperación de la economía estadounidense, que ha fallado en sus intentos de acelerar el ritmo en los últimos siete años señala un análisis de la Agencia china de noticias, Xinhua.

Desde el fin de la recesión a mediados de 2009, ha crecido a una media del 2,1 por ciento, su expansión más débil desde la Segunda Guerra Mundial. Durante el periodo de posguerra hasta la última crisis (1947-2007), la tasa anual de crecimiento en EEUU fue del 3,4 por ciento.

En junio, el FMI avisó de que Estados Unidos se enfrenta a “retos potencialmente significativos a largo plazo” para lograr un crecimiento fuerte y sostenido, incluidos la reducción de los trabajadores y de la clase media.

“Una proporción cada vez mayor de la fuerza de trabajo está en transición hacia el retiro, la infraestructura básica se está desmoronando, los beneficios de la productividad son escasos y los mercados laborales y las empresas parecen menos capaces de reubicar el capital humano y físico”, dijo el FMI en un informe tras su chequeo anual de la salud de la economía de EEUU.

Añadió que “estos vientos en contra crecientes van revestidos de tendencias seculares perniciosas en los ingresos: los ingresos de la clase media se han hundido hasta su nivel más bajo de los últimos 30 años, la distribución de los ingresos y la riqueza se polariza cada vez más y la pobreza ha aumentado”.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, destacó “cuatro fuerzas” que podrían entrañar desafíos para el futuro crecimiento de la economía estadounidense: la disminución de la fuerza laboral, la debilidad de la productividad, el incremento de la polarización en la distribución de los ingresos y la riqueza y el ascenso de la población pobre.

Estas fuerzas no sólo pueden suponer un impacto económico en el país, sino también político, dijo Lagarde, quien advirtió de que elevar el proteccionismo comercial tal promocionado en la actual campaña presidencial no conduciría a un crecimiento de la productividad.
El FMI instó a Washington a evitar cualquier forma de proteccionismo, incrementar la inversión en infraestructuras, reformar el impuesto de sociedades y mejorar los programas sociales para los desempleados pobres, a fin de garantizar un crecimiento sostenible.
“Si no se vigilan, estas fuerzas continuarán arrastrando hacia abajo el crecimiento potencial y real, disminuyendo la mejora de los estándares de vida y empeorando la pobreza”, afirmó el organismo mundial.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo en junio que varias incertidumbres “considerables e inevitables” podrían afectar la perspectiva económica del país, entre ellas, el crecimiento global desacelerado, la floja inversión de los negocios, el débil crecimiento de la productividad de EEUU y la perspectiva incierta de inflación.

El crecimiento de la productividad es el factor determinante de la mejora de las condiciones de vida, pero se ha ralentizado drásticamente durante los últimos años, con un ritmo medio anual de menos del 0,5 por ciento desde 2010.

“Existen evidencias de que la profunda recesión tiene un efecto prolongado en la reducción de la inversión, de los gastos en investigación y desarrollo y de las empresas nuevas, y que estos factores han bajado, a su vez, el crecimiento de la productividad”, indicó Yellen, quien esperó que la productividad rebote en el futuro.

No obstante, los últimos datos han demostrado que la productividad laboral cayó por tercer trimestre consecutivo en el periodo entre abril y junio, el mayor descenso desde finales de la década de 1970, según el Departamento de Trabajo de EE.UU.

La productividad laboral del sector no agrícola, medida en virtud de la producción de todos los trabajadores estadounidenses empleados por hora, disminuyó a un índice del 0,5 por ciento anual en el segundo trimestre, en comparación con la caída del 0,6 por ciento en el primero, indicó el departamento.
El aumento potencial de la economía en el futuro será más lento de lo previsto a menos que se recupere la productividad, opinaron varios expertos.
El gobernador de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió este mes de que existe un riesgo cada vez mayor de que la economía estadounidense quede atrapada durante un periodo prolongado en un crecimiento débil.
“La posibilidad de una era de crecimiento más débil, de crecimiento potencial más bajo, durante un periodo más largo, me preocupa más que antes”, recalcó Powell durante una entrevista con Financial Times. Agregó que el ralentizado crecimiento necesita una tasa de interés más baja de lo previsto.

Catherine Mann, economista en jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, también advirtió del riesgo de un periodo prolongado de poco crecimiento.

“Cuanto más tiempo se mantenga la economía global atrapada en un crecimiento bajo, más difícil será romper los circuitos de reacción negativos, revivir las fuerzas del mercado e impulsar las economías a una senda de crecimiento alto”, concluyó Mann.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí