Bolivia celebra como triunfo el primer aniversario del fallo de La Haya que acogió demanda contra Chile y se envalentona con odiosas acusaciones

0
205

Bolivia conmemoró este sábado el primer año del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que se declaró competente para tratar el juicio que pretende obligar a Chile a negociar una salida al mar para Bolivia y que coincide con una escalda político-comunicacional emprendida por el Presidente Evo Morales con el fin de simplemente hostigar y agredir verbalmente a Chile por medio de duras y amenazantes declaraciones que pueden ser calificadas de promover la odiosidas hacia nuestro país.

Sin duda las relaciones entre Santiago y La Paz pasan por su peor momento y solo comparables al estado previo a 1879.

Este sábado, a un día después de denunciar en la sede del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas de Ginebra, la –supuesta- violación de los derechos humanos de transportistas y viajeros bolivianos en puertos y carreteras del norte de Chile, Morales rechazó los dichos del canciller chileno Herlado Muñoz que señaló –con justa reazón- de instaurar una “política de odio” contra Chile.

“Nos dicen que estamos sembrando odio, que estamos humillando a Chile, mira ello, nos quitan el mar, nos roban el agua del Silala y de paso desvían el río Lauca, ahora nosotros somos lo que ofendemos, los que odiamos, nosotros somos los que humillamos”, afirmó Morales durante un acto público en el centro de Bolivia.

El Presidente Morales volvió a cargar contra –lo que él llamada- las oligarquías chilenas que son las que se oponen a un entendimiento entre La Paz y Santiago.

En la localidad de Tiraque, Cochabamba, el Presidente Evo Morales volvió a lanzar duras acusaciones contra Chile.
En la localidad de Tiraque, Cochabamba, el Presidente Evo Morales volvió a lanzar duras acusaciones contra Chile.


“Repito nuevamente, no es el pueblo chileno sino como siempre esos grupos que no entienden la situación de los pobres de Bolivia o de Chile sino los que sirven al imperio norteamericano”, señaló iracundo Morales, agregando que “Desde la fundación de la República, Bolivia, no por el pueblo chileno, sino por la clase política conservadora de Chile permanentemente hemos sido humillados, ofendidos, marginados, no solamente en aquellos tiempos”.

De acuerdo con Morales, la “clase conservadora de Chile es la que somete hace casi 140 años a Bolivia, a la que dejó mediterránea tras arrebatarle su mar en 1879, 400 km de costa y 120.000 km2 de ricos territorios mineros que desembocan en el Océano Pacífico”, haciendo alusión a si los mineras de la Región de Antofagasta, que sin duda serán el próximo objetivo para impulsar alguna causa político-judicial.

“He leído algunas notas de prensa que decían, después que he sido electo Presidente, “Evo es un presidente sin plumas. Quiere decir que nos ven como salvajes, como animales”, dijo molesto Morales.

Ciertamente que Morales busca colmar la paciencia del canciller chileno Heraldo Muñoz que nuevamente expresó la molestia de Chile por los dichos del líder boliviano en Ginebra: “El discurso agresivo contra Chile en el consejo de Naciones Unidas en Ginebra es inédito y sobrepasa todo límite de lo que hasta ahora conocemos (…) Vamos a aclarar respondiendo de manera sobria y serena aunque firme para que quienes no saben qué es lo que está detrás de las palabras ofensivas bolivianas, puedan tener claro cuáles son las reales intenciones”, dijo Muñoz.

“Repito, no es por el pueblo chileno, a mí por ejemplo me ha sorprendido el pueblo chileno, ayer en Ginebra, nos acompañó en estas reuniones, algunas conferencias. Mapuches, algunas autoridades o intelectuales, pero chileno gritando mar para Bolivia el día de ayer en Ginebra Suiza”, detalló.

“Con razón, por la justicia y con la verdad levantamos la voz a esa clase dominante de Chile para que nos respete, para que nuestros transportistas que exporta e importa productos no sean humillados ni ofendidos”, dijo luego de describir lo que él llamó “el suplicio de bolivianos a merced de autoridades chilenas en puertos y carreteras del país trasandino”, acuso Evo.

En otro pasaje de su intervención dijo: “Pedimos diálogo para resolver de manera bilateral con diálogo. Sin embargo, hermanas y hermanos, nunca somos escuchados. Seguramente muchos han escuchado por los medios de comunicación, maltratados, discriminados, ofendidos, sometidos al sufrimiento, no tiene derecho de llevarse comida y cuando encuentra su comida le sancionan, les quitan, no tiene baño, no tiene ducha ni medicamente. Pocas horas trabajan en los aeropuertos, días, semanas parados (los transportistas bolivianos) sin alimentos y cuando reclamamos ante las instancias correspondientes después de que no quieren dialogar con el Gobierno boliviano, nos dicen que tenemos política de odio, que estamos ofendiendo”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí