José Miguel Insulza dice que está disponible para ser candidato presidencial. “El mismo día que lo decida dejaré de ser agente (de Chile ante La Haya por la demanda boliviana)”, sostiene en entrevista con La Tercera.

Sobre sus eventuales competidores asegura: “Todos veníamos diciendo: ya sería bueno que el ex Presidente Lagos tomara una decisión. Ahora que tomó una decisión, no nos quejemos”.

Sobre Guillier apunta: “Es una persona inteligente, culta, con ideas propias y, por lo tanto, tengo una óptima opinión de él como persona (…) rechazo los intentos de hablar de él como un oportunista, un recién llegado, no me parece correcto. Creo que en materia política nos falta conocer muchas de sus ideas”.

“Para ser justos, es la única cara nueva que hay. El resto somos archiconocidos y, es obvio, que va a haber un mayor interés por él”, agrega.

En cambio, sobre Sebastián Piñera declara: “La alternancia existe, la amistad cívica consiste fundamentalmente en reconocer que cualquier sector político dentro del país está en condiciones de gobernar. No hay que presentar nunca la alternancia como una tragedia, por tanto, ciertamente que él puede ganar, está dentro de las reglas del juego”.

Consultado por si profundizaría las reformas impulsadas por el actual gobierno, Insulza indica que “más allá de que nos guste o no, está claro que no se pueden hacer reformas tributarias todos los años. Además, no habría piso político para una reforma tributaria que aumentara impuestos en la actual situación del país. En materia laboral, tengo un problema: siempre he sido muy partidario de la negociación colectiva y la fuerza sindical, es una realidad. No estoy por crear un conflicto, pero la fuerza en los sindicatos sigue pendiente. (De igual manera) comparto que la educación pública fue la gran perjudicada en el comienzo de la reforma. Estoy claro que se debió hacer la reforma de manera más escalonada, más gradual y creo que la enseñanza pública se nos quedó atrás. Hay mucha gente que comparte este diagnóstico conmigo y es bastante escuchada dentro de la Nueva Mayoría”.

Defensa a la Concertación y Concertación 2.0

El ex Pánzer de La Moneda deja en claro dos cosas: “Primero, me disgusta un poco que muchos miembros de la Concertación olviden lo buena que fue, yo escucho un énfasis excesivo en la autocrítica, y creo que hay que recordarle a la gente que esta es una coalición que hizo que este país llegara a ser el triple de cuando llegamos al gobierno”.

“Y, segundo, no hay que olvidarse de que somos progresistas y que éste consiste, precisamente, en que nunca está conforme y quiere cambiar las cosas. Por lo tanto, esa agenda del 90 como que se anduvo agotando, entonces hay que hacer una agenda distinta fundada en el crecimiento sano sobre la base de la participación del sector público y del sector privado”, enfatiza.

Le preguntan entonces si gobernaría con el PC. “Estaría dispuesto a gobernar con los partidos de la coalición en la medida de que concordemos un programa de gobierno en serio”, responde.

¿Se llame NM o Concertación?, le preguntan. A lo que él contesta: “El nombre de la Nueva Mayoría está un poco desprestigiado, habría que cambiarlo, sería casi un acto de oportunismo, pero la verdad es que yo creo que sí. Pero lo principal es que realmente sea una coalición programática, estratégica. La Concertación era una coalición con sentido estratégico, tenía una línea, ideas fuerzas, pero esta coalición no ha tenido las ideas fuerzas para gobernar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí