“No existe ninguna prueba que apoye unas acusaciones tan graves”, sostuvo el vice ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, respecto a la denuncia hecha por Estados Unidos que apuntan a que Moscú había ordenado una serie de ciberataques contra instituciones y organizaciones políticas norteamericanas con el fin de influir en las elecciones presidenciales.

Al respecto, la autoridad rusa dijo que esto es parte de “una histeria antirrusa sin precedentes”.

“Llegaron a decir que dicha tecnología ya había sido utilizada por Moscú en Europa y Eurasia para influir en la opinión publica”, agregó.

De hecho, dijo, desde noviembre de 2015 Rusia ha consultado a EEUU para coordinar la lucha contra los ciberataques, pero Washington se ha negado a cooperar.

Por tal motivo, estas nuevas acusaciones son “sandeces”, acotó Riabkov, haciendo presente que todos los días la página web del presidente ruso, Vladímir Putin, es objeto de decenas de ataques, algunos, procedentes de territorio estadounidense.

“Nosotros no culpamos a la Casa Blanca o a Langley (sede de la CIA) cada vez que esto ocurre”, aseguró al respecto el portavoz presidencial, Dmitri Peskov.

¿Cuál fue la acusación de EEUU?
Los servicios de inteligencia y seguridad nacional de ese país declararon que Rusia autorizó una serie de ciberataques, incluido el cometido en julio contra el Comité Nacional (DNC) del Partido Demócrata.

John Podesta, jefe de campaña de la candidata demócrata, Hillary Clinton, acusó a Rusia de filtrar sus correos electrónicos a WikiLeaks para favorecer al contrincante republicano, Donald Trump.

Por su parte, la policía rusa explicó que los hackers que atacaron al DNC del Partido Demócrata alquilaron los servidores de la empresa rusa King Servers.

Según detallaron, los piratas informáticos arrendaron dichos servidores de manera anónima al dueño de esa compañía, Mijaíl Fomenko.

“La mayoría de las veces esto ocurre de manera anónima, lo que también es el caso en esta ocasión. Él puso en alquiler el servidor desde el que tuvo lugar el ataque. El hombre no es culpable. Su negocio es absolutamente legal”, sostuvieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí