Un año ha pasado de la instalación de dos prototipos del Sistema Boyas DART 4G frente a las costas de Mejillones y Constitución, por lo que el SHOA en conjunto con la Onemi, el Centro de Desastres Naturales (Cigiden) y el Centro Sismológico Nacional (CSN) instalarán una nueva señal de última generación que permitirá fortalecer al sistema de alerta de Tsunami que posee actualmente el país.

El director del SHOA, almirante Patricio Carrasco, dijo que la idea de colocar esta nueva boya es para cubrir una brecha que existía actualmente entre la Boya DART II ubicada en el sector de Caldera y la DART 4G en Constitución, permitiendo dar mayor cobertura a nivel nacional e incrementar la capacidad de detección de maremotos a una distancia más cercana a la fosa donde se producen los sismos que generan los maremotos.

“Con la instalación de esta nueva Boya mediante el Buque Científico AGS Cabo de Hornos, vamos a tener un mejor pronóstico y vamos a estar más cubiertos en un área donde no existía ninguna boya”, señaló.

A su vez, el subdirector nacional de Onemi, Víctor Orellana, destacó la labor que están realizando los organismos  científico técnicos, debido a que contribuyen a fortalecer el Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana frente a la amenaza de Tsunami, lo cual queda establecido por el  trabajo colaborativo entre todas estas instituciones además del mundo académico.

En tanto, el director del Cigiden, Rodrigo Cienfuegos, manifestó que este organismo desde el principio ha trabajado de la mano con las instituciones nacionales encargadas de la gestión de riesgo.

“El Sistema SIPAT (Sistema Integrado de Predicción y Alarma de Tsunami) fue un trabajo desarrollado junto a la Universidad Federico Santa María y Cigiden, y hoy estamos felices de participar y seguir respaldando el trabajo del SHOA. Sin duda que esta nueva boya y la red que está en funcionamiento nos permitirá contar con mayor información para analizar las consecuencias de los Tsunamis y avanzar en la mitigación de sus impactos”, indicó.

En tanto, el director del CSN, Dr. Sergio Barrientos, destacó el aporte que conlleva la instalación de esta nueva boya, ya que a través de ella se podrán obtener mayores antecedentes respecto al comportamiento de los Tsunamis.

Asimismo, sostuvo que la instalación de esta quinta boya en la zona centro- norte del país, responde a que actualmente existe un sector que no tenía cobertura con este tipo de instrumentos, donde además, uno esperaría que la actividad sísmica sea cada vez más frecuente.

“Es más probable que ocurran terremotos importantes en aquellos lugares donde no se han generado este tipo de eventos en los últimos diez o cien años”, explicó.

Características del Sistema DART  4G

Los avances recientes en los sensores, software y administración de energía permiten una detección y medición de Tsunamis de campo cercano con una resolución sin precedentes. El sensor de presión y algoritmos mejorados con nano-resolución que se encuentran instalados en el BPR (Bottom Pressure Recorder), permiten la distinción de una señal de Tsunami o de un “ruido” producido por el terremoto.

La lentitud y pérdida de comunicación en tiempo real entre el piso marino (BPR) y la superficie (Boya), han sido reducidas, mientras que las mediciones de altura de Tsunami han aumentado su resolución.

La versión 4G del sistema DART cuenta con tecnología desarrollada PMEL de la NOAA, la cual ha sido transferida a la industria privada de Estados Unidos. Un prototipo inicial fue desplegado durante 18 meses en Estados Unidos, a una profundidad aproximada de 900 metros, el cual permitió registrar tasas de muestreo muy altas (40 Hz), a partir de las cuales se desarrolló un algoritmo de detección, siendo concordante además con la utilización de baterías de bajo consumo.

El sistema DART 4G, incluye mejoras en el BPR con un nuevo sensor de presión y software que emplea el algoritmo de detección y filtrado, para la transmisión de datos de altura de Tsunami mientras el terremoto aún se encuentre en etapa de ruptura.

Los nuevos algoritmos han sido desarrollados a partir de los estudios de datos de Tsunamis de campo cercano y aplicando las técnicas de procesamiento más efectivas.

Los avances en la optimización de la energía, han permitido que el sistema tenga una autonomía de 5 años para el medidor de Tsunamis (Sensor Pharos) y dos años para las boyas superficiales. Por el lado de la recepción del dato en tierra, se han implementado mejoras para recibir información de más alta frecuencia durante los eventos. Como complemento se consideraron sensores meteorológicos estándar (viento, temperatura y humedad relativa del aire, temperatura superficial del mar y presión barométrica).

mapa-base-enm-bd-final_isocronas_2-12-3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí