Un correo que vincula a la senadora UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, con un imputado con las pesqueras que están siendo investigadas por el uso de facturas falsas en el caso Corpesca, fue revelado a seis día que en el gremialismo se produzcan sus elecciones internas para la presidencia y en la cual la legisladora compite contra el diputado Jaime Bellolio.

Una publicación hecha por El Mostrador, consigna que en noviembre de 2014 se estaba discutiendo en el Congreso un proyecto de ley que establecía que los botes artesanales menores a 12 metros de largo pudieran pescar jurel en una cuota de subsistencia para consumo humano.

La información señala que la legisladora gremialista habría solicitado ampliar la fecha tope para el lunes 24 de noviembre.

Sin embargo, el jefe de gabinete de la senadora, Juan Pablo Morales, envió el 21 de noviembre desde su cuenta personal, después de las 21:00 horas, un mail al presidente de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Luis Felipe Moncada, en el cual como asunto figura “indicación/Senadora van Rysselberghe” y en el mensaje aparecía “Estimado Luis Felipe: Por especial encargo de la senadora van Rysselberghe, adjunto documento con indicación al proyecto de ley del boletín Nº 9097-21“.

La indicación consignaba que “en el caso de aquellas pesquerías pelágicas pequeñas en que las especies constituyan una pesquería mixta y que se encuentren sometidas a un programa o plan de conformidad con el artículo 7ºA, se podrá autorizar que la totalidad o un porcentaje de las capturas efectuadas en cualquiera de dichas especies sean imputadas en forma conjunta a la sumatoria de las cuotas globales que al efecto se establezcan. Para los efectos antes indicados, se permitirá el desembarque de los recursos previa calificación de estos”.

Posteriormente, al mediodía del 24 de noviembre, Moncada respondió el correo con copia a la legisladora gremialista, la cual también le llegó a Joel Chávez, quien trabajaba con Van Rysselberghe.

Estimada Coca: El Art. de la LGPA en la letra f) se refiere al establecimiento de un porcentaje de desembarque de especies como fauna acompañante”, precisa el mail.

En ese sentido, en ocho párrafos el presidente de Asipes explica los alcances del artículo existente en la ley y lo que propone parte de la indicación.

En los casos que la fauna acompañante se haya agotado y exista remanente sin captura de la cuota de la especie objetivo (en este caso la sardina), la subsecretaría puede autorizar la continuidad de la operación en la región y organización correspondiente, autorizando a SERNAPESCA impute la captura de la especie minoritaria (la anchoveta) a la especie dominante, en una proporción de una es a tres, con un límite equivalente al 25% de la cuota global de captura fijada para la especie minoritaria“, sostiene.

Además, Moncada agrega que “con un criterio de conservación, me da la impresión que de aprobarse la indicación se acabarían las cortapisas y se podría pescar haciendo tabla rasa de los porcentajes, lo que puede ser malo. Porque si pescamos la especie minoritaria hasta acabarla, y luego cambian las condiciones y la cual pase a futuro por una etapa de decaimiento, no tendríamos la especie que debiera en ese momento pasar a ser lo objetivo y reemplazarla. Hay en lo pedido un planteamiento que merece duda desde la conservación”.

En tanto, el gerente de la Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Empresarios Pesqueros (Pymepes), Alfredo Irarrázaval, el correo electrónico que está actualmente en manos de la Fiscalía Centro Norte debe ser investigado hasta las últimas consecuencias.

Estamos en graves problemas, porque ella tuvo un gasto reservado, el más alto que ha tenido un senador en la historia de la Región del Bío-Bío. Tuvo aportes reservados de más de 300 millones ante el Servel. Si hay dineros pesqueros en la campaña de Jacqueline Van Rysselberghe no sería extraño. Lo que veo es que la senadora está en el cargo de presidenta de la Comisión de Pesca sin independencia, más bien con una dependencia directa, con un nexo directo hacia la Asipes, ya que no tiene libertad para tomar decisiones, para formarse una opinión y emitir un voto o presentar una indicación”, explica.

La senadora, luego del correo, el 31 de marzo de 2015 y a horas que abandonara la presidencia de la Comisión de Pesca, declaró inadmisibles varias indicaciones presentadas al proyecto y a pesar de toda la discusión la indicación se volvió ley, pero con otra idéntica que incorporó el senador por el MAS, Alejandro Navarro.

La legisladora UDI respondió a dicho medio de comunicación, afirmando que la indicación iba en dirección a beneficiar a los artesanales y no a los industriales, pero Irarrázaval apunta que los pescadores de sardinas y anchoveta trabajan para la Asipes, ya que “es la única que tiene las plantas que hacen harina de pescado. Y de la sardina y anchoveta se hace harina en casi un 100% (…) pueden decir que esto beneficia a los pescadores, pero aquí el tema no es quién pesca sino quién procesa y para qué lo hace y eso permite que Asipes tenga control en la región”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí