Bachelet apunta a la derecha de querer “generar un coste político y nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales”

0
271

La Presidenta Michelle Bachelet salió a defender su programa de reformas y apuntó de las críticas que se han hecho durante su administración a la derecha, afirmando que ese sector quiere generar un coste político y “por lo tanto nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales”.

La Mandataria en entrevista con el diario español El Mundo señala no sentirse sorprendida por un discurso que tiene la oposición que descalifica las alternativas propuestas para modificar el modelo neoliberal.

Creo que hay muchas personas que en privado podrían estar de acuerdo con las reformas, pero que quieren generar un coste político al Gobierno y por lo tanto nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales, pero sí logran instalar las dudas en la mirada de los ciudadanos”, precisa.

En ese sentido, la jefa de Estado afirmó que existen sectores en el país que “todavía no logran aquilatar que Chile ha cambiado, que el mundo ha cambiado. Hace algunos años era imposible hablar acá de la despenalización del aborto, del matrimonio igualitario, cuya discusión queremos abrir en 2017, o de una nueva Constitución y hoy día por ejemplo los jóvenes tienen una opinión sobre el género, sobre la diversidad, muy diferente”.

Creo que hay gente que todavía no se da cuenta de que el mundo camina hacia otro lado y quisieran como esperar a que termine este Gobierno y dar vuelta la hoja hacia atrás. Pero Chile es un país más moderno, más abierto al mundo, donde los jóvenes y las mujeres tienen muchas cosas que decir y quieren aportar de manera diferente”, explica.

Respecto a si considera que el tiempo permitirá indicar que su segundo mandato marcó un punto de inflexión, Bachelet sostuvo que “creo que estamos instalando las bases para un país más justo. Si hay reconocimiento de ello, no lo sé. Pero yo no opté a la Presidencia de la República para tener estatuas o calles con mi nombre, sino para hacer lo que tenemos que hacer. Y, si por ejemplo con la reforma educacional logramos que dentro de algunos años todos los niños chilenos tengan una educación de calidad y que la educación además juegue el papel de abrir oportunidades, con eso seré feliz”.

En cuanto a las reformas que impulsa su Gobierno, la Presidenta mencionó que todas las que están en marcha apuntan a buscar “avanzar hacia un país más moderno, más inclusivo, más solidario. En primer lugar, como somos un Gobierno serio, responsable, implementamos una reforma tributaria que afecta esencialmente a las rentas más altas para tener financiación para la reforma educacional y otras tareas sociales. Desde el punto de vista del desarrollo del país y de las personas, la reforma educacional es esencial porque busca luchar contra una educación altamente segregada, concebida como un bien de consumo, y no como un bien social, y cuya calidad ahora depende sobre todo de los recursos económicos de cada familia”.

Y explica que “ya hemos logrado metas importantes: en 2016, más de 125.000 estudiantes han cursado sus estudios universitarios de manera gratuita; hemos puesto en marcha dos universidades públicas, en las regiones de O’Higgins y Aysén, que impartirán clase a partir de marzo; y desde 2015 todos los alumnos que cursan séptimo básico en las escuelas públicas reciben un notebook con acceso a internet. Hoy día los jóvenes con menos recursos van a las escuelas públicas, que durante años han carecido de recursos, con infraestructuras y equipamientos en deterioro. Hemos trabajado con mucha fuerza la mejora de estos centros y de las condiciones laborales de los profesores, que a partir del próximo curso tendrán mejores salarios y más tiempo para preparar sus clases y para capacitarse”.

Trump y América Latina

Sobre la elección de Donald Trump como nuevo Presidente de Estados Unidos, Bachelet sostiene que el resultado generó una gran incertidumbre, “pero mucha gente dice que aguardemos a ver qué pasa, que no saquemos conclusiones precipitadas y esperemos que cunda el buen juicio y que desde América Latina mantengamos las mejores relaciones con Estados Unidos, como las que hemos tenido con el presidente Obama”.

En ese mismo sentido, la Mandataria señala que tanto en Europa y América Latina se ha vivido un año convulsionado, debido al “Brexit” y el ascenso de la ultraderecha en distintos países como Austria y Francia.

También acá han surgido movimientos de personas que no se sienten representadas por las fuerzas políticas tradicionales y creo que se explica porque los partidos no se han logrado ‘aggiornar’ [actualizar] a los nuevos acontecimientos. En cuanto al ‘Brexit’, demuestra el malestar de personas que han sido marginadas, muchas de ellas con menor educación, que quedaron sin empleo por un sinfín de razones, no solo por el libre comercio o la globalización, y que finalmente sienten que el ‘establishment’ no se la juega por ellos”, argumenta.

Y advierte que en este clima de descontento es cuando la ciudadanía comienza a percibir muy lejana a las instituciones, con lo cual siempre existe el riesgo de la aparición de un populismo, “o incluso más allá, de la extrema derecha, que apelan a los sentimientos, a lo emocional. Entonces surge la pregunta: ¿cómo se puede votar por una persona que dice esto que acabo de escuchar? En el caso del ‘Brexit’, se dijo que todo era culpa de la Unión Europea y que, cuando el Reino Unido saliera de la UE, volvería a ser lo que siempre fue. O un lema como “voy a hacer América grande otra vez”. Se dirigen al sentimiento de la gente que quisiera volver a un pasado que fue mejor para ellos y eso es completamente emocional, no es racional. Y en el caso de países como Francia, que ha sufrido ataques terroristas suicidas, se apela al miedo a la pérdida de la vida, paulatinamente han crecido estos movimientos y es muy posible que en las próximas elecciones Marine Le Pen pase a segunda vuelta”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí