Andrade admite que campaña de Bachelet fue financiada en parte por dineros que el PS tenía invertidos en empresas cuestionadas

0
500

El ex presidente del PS, diputado Osvaldo Andrade, admitió este sábado que parte de la campaña de la actual Presidenta Michelle Bachelet fue financiada con dineros que la colectividad tenía invertidos en empresas cuestionadas.

El ex timonel socialista explicó a La Tercera que “cuando nosotros teníamos campañas o necesidades de recursos especiales, hacíamos como dirección una solicitud a la comisión patrimonio, por un monto específico. La comisión hacía liquidez y nos pasaban la plata y fijábamos un plazo de restitución. Como ellos tenían la seguridad de la restitución, porque el aporte mensual para el funcionamiento del partido salía desde allí, lo que hacíamos es que cada mes, en cada mensualidad, nos hacían el descuento de la cuota del préstamo”.

En ese sentido, señala que “hicimos liquidez e hicimos un aporte desde la comisión patrimonio a la Presidenta. Esos $ 1.100 millones se los devolvimos a la comisión patrimonio, esta vez con la devolución del Servel. Como la Presidenta milita en el PS, tuvimos devolución de los votos presidenciales”.

Andrade también sale a poner paños fríos a los cuestionamientos que se le ha hecho al PS luego que un reportaje de Mega dejara al descubierto que el patrimonio de la colectividad había sido invertido en empresas como SQM y Pampa Calichera, las cuales han sido criticadas por distintos sectores de la Nueva Mayoría.

Se trata de recursos completamente legítimos, producto de un procedimiento legal que permitió que se nos indemnizara por los bienes confiscados en la dictadura. El PS fijó un procedimiento. Una parte de ese patrimonio había que conservarlo, no podíamos correr el riesgo de dilapidarlo y para eso se fijaron tres líneas. Activos físicos, recuperación de sedes; apoyo a la capacitación y formación, e invertir estos fondos en el sistema financiero. Lo que le permitiese al PS, por la rentabilidad, vivir sin la necesidad de tener que recurrir a mecenas o a la empresa privada para andar pasando la poruña. Reivindico completamente lo que hizo el PS: se hizo un fideicomiso ciego voluntario. Se nominó a una comisión que duró un montón de años, con autonomía para el manejo de los recursos, con el compromiso de que la dirección no estaba informada de las empresas donde estos recursos se invertían, pero con el compromiso de que tenían que ser empresas solventes e inversiones fundamentalmente en renta fija, pues, aún cuando provocan una rentabilidad menor, nos garantizaban un buen recaudo”, precisa.

Cuando salió el tema Cascadas y pregunté si teníamos inversiones en Pampa Calichera. Quiero decir con mucha franqueza que, advertido por un miembro de la mesa, cuando yo era presidente del partido -estoy hablando de hace cinco años- de que pudiera ser que tuviésemos algún tipo de inversión en la empresa esta. Yo lo consulté, y al ser afirmativa la respuesta le solicité a la comisión patrimonio, porque no estaba en condiciones de instruir, que se terminara con esa inversión, cuestión que la comisión patrimonio hizo”, sostiene el diputado.

Y en su característico discurso, arremete indicando que “aquí no hay trucherías, no hay boletas, no hay facturas. No hay sociedades con nietos. El cuestionamiento que se ha planteado y ese es el punto, creo yo, es ético-político, y es si el PS está en condiciones de operar en el mercado financiero con sus recursos. Sobre todo cuando tiene una visión de política ideológica de ruptura con el sistema. Me parece que es un debate que estábamos eludiendo y que, por cierto, esto lo abre. No me quiero hacer cargo del fariseísmo de la derecha. Hasta hace cuatro meses, todo el sistema político lo único que hacía era felicitar al PS por el buen uso que había hecho de sus recursos”.

Otra discusión es la que se ha provocado en el PS y ahí hay también cierta hipocresía, con el mayor respeto: todos los socialistas sabíamos que estos recursos estaban en el mercado financiero. Los que no sabíamos era en qué empresas estaban”, menciona.

Sin embargo, admite no haber hecho lo mismo cuando el caso SQM salta a la palestra, afirmando que “cuando yo solicité lo de Pampa Calichera, entendí que la comisión patrimonio decidió no hacer más inversiones allí. Hasta ahí me quedé. Entiendo, además, que el rescate de ese instrumento significó perder esa rentabilidad, incluso hubo que pagar una multa, aunque el detalle no lo sé”.

Desde la reivindicación del procedimiento, reconociendo que lo de SQM fue un error político que nos ha generado todo este lío ahora. Lo que esto ha provocado es una discusión que el PS tenía larvada. Cuál es la identidad de un partido de izquierda en una sociedad de mercado. Cuál es la identidad de un partido de izquierda como el PS que tiene una historia de reivindicación del mundo del trabajo. El PS, que entiende que su matriz ideológica era una sociedad de clase en la que estábamos al lado de los trabajadores”, sostiene.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí