Vasectomía: Menos invasivo, más seguro

0
674

Si bien en Chile sigue siendo más común utilizar métodos anticonceptivos definitivos desde el punto de vista de la mujer, cada día son más parejas que deciden que el hombre se esterilicé ya que es una técnica mucho más sencilla, segura y eficiente. El doctor Hugo Ramírez, urólogo de Clínica Avansalud, señala que el hombre está tomando consciencia que cuando la pareja decide no tener más hijos, no hay donde perderse, “aunque existe tecnología de punta para este tipo de operación, en una mujer, la esterilización siempre va a significar abrir el abdomen, no así en el caso del hombre”.

La vasectomía, se basa en ligar los deferentes, que son los conductos que unen los testículos hacia las vesículas seminales, con el objetivo de impedir el paso de los espermios al semen. “El deferente se toma en la parte alta de la bolsa escrotal, quedando por decirlo de alguna forma, a flor de piel, permitiendo un procedimiento mínimamente invasivo, que no se extiende más allá de 30 minutos, que requiere anestesia regional y de carácter ambulatorio, es decir, el paciente se recupera de la anestesia y se puede ir”.

¿Es reversible?

Como norma, además del consentimiento informado de la pareja, siempre se comunica al paciente que este procedimiento debe considerarse como irreversible, ya que si bien existe la técnica quirúrgica para volver los conductos a su cauce normal, no hay más allá de un 25 a 30% de posibilidades de embarazo, “esto porque si bien los testículos siguen produciendo espermios, éstos, al estar detenidos, comienzan a ser absorbidos por el organismo. Entonces, cuando se recompone el conducto, aunque los espermios vuelvan a pasar, el organismo los sigue destruyendo”, explica el doctor Ramírez.

Luz verde

El experto en urología comenta que tras la operación, los testículos quedan sensibles por ser una zona delicada, síntoma que se trata con medidas generales y analgésicos además se advierte al paciente que es muy probable que sigan viajando hacia las vesículas seminales, espermios por hasta 70 días, por lo que se aconseja seguir utilizando el método anticonceptivo acordado por la pareja.

Luego de 3 meses de la operación, se realiza un espermiograma y si no se observan espermios, hay luz verde para eliminar las medidas anticonceptivas. El especialista agrega que personalmente, realiza un segundo espermiograma al cumplirse el año de la intervención, para confirmar una cicatrización exitosa, ya que existe cuatro casos entre diez mil, en que la operación se fistuliza, es decir, los espermios rompen el conducto donde estaban detenidos, pasan y encuentran el otro lado. Aún no se ha determinado por qué ocurre esta situación en algunos pacientes, dejando la explicación en manos de la naturaleza.

No existen contraindicaciones para realizar este procedimiento, sólo es necesario un chequeo completo al igual que para cualquier cirugía, que asegura bajar el riesgo anestésico y que además es permite entregar un mapa del estado de salud en general.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí