El Fondo Monetario Internacional (FMI) informó este martes que redujo la proyección para el crecimiento de la economía del país de este año a 1,4% desde el 1,6% estimado en julio pasado, pero elevó para 2018 una expansión de 2,5% desde el 2,3%.

El organismo internacional indicó que su reducción se debe a la debilidad de la inversión fija privada, la producción minera y el consumo público.

En cuanto al repunte pronosticado por el FMI, este se explicaría “gracias al afianzamiento de la confianza, el alza de los precios del cobre y los recortes de las tasas de interés realizados en los últimos meses”.

En su informe Perspectivas de la Economía Mundial, el Fondo estima que la cuenta corriente anote un saldo negativo de 2,3% del PIB este año y de 2,8% el próximo.

Además, el organismo subió levemente su proyección para el crecimiento de América Latina en 2017 a 1,2% desde el 1%, destacando la importancia que tiene Brasil, como la mayor economía de la región, de que continúe el ajuste de sus cuentas públicas.

Asimismo, el FMI aumentó su proyección de crecimiento económico mundial para 2017 en 0,1 puntos porcentuales, a 3,6% y a 3,7% para 2018, con respecto a las estimaciones hechas en abril y julio pasado.

El informe del organismo señala que “la reactivación notable de la inversión, el comercio internacional y la producción industrial, sumada a la mejora de la confianza de las empresas y los consumidores, está apuntalando la recuperación. Los niveles de crecimiento registrados en el primer semestre de 2017 superaron en general las expectativas, lo cual ha llevado a revisiones al alza generalizadas, por ejemplo en la zona del euro, Japón, China, las economías emergentes de Europa y Rusia”.

El documento también consigna que las cifras compensan las revisiones a la baja de las economías de Estados Unidos, el Reino Unido e India.

A pesar de todo, el FMI advirtió que la recuperación no es total, ya que “aunque las perspectivas de base son más alentadoras, el crecimiento sigue siendo débil en numerosos países. Las perspectivas de las economías avanzadas han mejorado, sobre todo en la zona del euro, pero en muchos países la inflación sigue siendo débil, lo cual revela la existencia de capacidad ociosa por eliminar, y las perspectivas de aumento del PIB per cápita se ven empañadas por la débil expansión de la productividad y el aumento de los coeficientes de dependencia en la vejez”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí