El Octavo Juzgado de Garantía de Santiago aceptó la petición de la Fiscalía Metropolitana Oriente de suspender condicionalmente el procedimiento en contra del desaforado senador de la UDI, Iván Moreira, en el marco del conocido caso Penta.

Hay que recordar que esta solicitud fue la gatilló la renuncia de los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena del Ministerio Público.

La determinación fue adoptada por el persecutor jefe Manuel Guerra y acordada junto con el abogado defensor del parlamentario, Gabriel Zaliasnik Schilkrut, quien aceptó los términos propuestos por la Fiscalía que consistía en la fijación de un domicilio y el pago de 35 millones de pesos al Fisco.

La cifra acordada corresponde a la totalidad del monto de las boletas ideológicamente falsas que fueron facilitadas por el senador de la UDI, quien además tendrá la posibilidad de pagarlas en 12 cuotas.

De esta forma, el proceso contra Moreira concluye y no deberá cumplir ninguna pena de presidio por el delito que estaba siendo investigado, regresando a sus funciones en el Senado donde nuevamente se le repondrá el fuero parlamentario.

De polvo y paja

A la salida del tribunal, el legislador falangista dijo sentirse respaldado por el sistema de justicia, “porque no he cometido ningún delito en los hechos“.

El sistema de justicia ha demostrado, y queda graficado con esta resolución, de que aquí no ha habido impunidad alguna“, aseguró.

En cuanto a la renuncia de los fiscales Gajardo y Norambuena, el parlamentario dijo que “siento hoy día que tengo más confianza y creo más en nuestro sistema de justicia que en mis persecutores“.

A los señores fiscales no les gustó el fallo, no les gustó la resolución judicial porque no les convenía y finalmente renunciaron. Yo estoy tranquilo desde el primer día porque actué con la verdad“, afirmó.

Ha sido una pesadilla por la trayectoria que he tenido en mi vida. Me ha dolido en el alma estar en tela de juicio“, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí