La Fórmula E y el impulso para que Chile quede como principal escenario a nivel mundial en la electromovilidad

0
405

Para todos los amantes del “deporte tuerca”, este fin de semana, especialmente hoy sábado, será un día especial, debido a la presencia en Chile de la Fórmula E, conocida también como Antofagasta Minerals Santiago E-Prix. Sin embargo, para otros será una oportunidad para que el país quede como escenario  a nivel mundial en el desarrollo de la electromovilidad, y así dar una mayor cobertura a la industria del litio y cobre, los principales elementos que utilizan estos vehículos eléctricos y del cual nuestro país es el principal productor.

De esta forma, el contexto en que se dio con la realización de esta carrera permitirá difundir el uso de tecnologías de movilidad eléctrica, ya que estos monoplazas no difunden emisiones de gases ni emiten ruidos molestos como los conocidos y tradicionales coches de la Fórmula 1.

Lo interesante de estos nuevos automóviles de carrera es que utilizan litio y cobre, principales minerales que estos carros usan como componentes en sus baterías que tiene una capacidad útil de 28 kWh, y que provienen de nuestro país.

Además, la carrera de hoy nos debe dejar una enseñanza para que pensemos cómo cada empresa, cada institución pública, cada universidad y cada centro de investigación, pueden abrir sus puertas a la colaboración y colocar como meta el desarrollo de la electromovilidad como un objetivo de Estado en el país.

La “electromovilidad” es un tema que cada vez más aparece en publicaciones periodísticas y en revistas científicas dando cuenta de lo que significa este mercado tanto a nivel nacional como internacional.

A lo anterior se suma el hecho que ya hay una “Estrategia nacional para potenciar la electromovilidad en Chile”, iniciativa público-privada liderada por el Ministerio de Energía con metas muy ambiciosas como es que el 100% del transporte público y un 40% de los autos sean eléctricos en 2050.

Chile principal productor de Litio y Cobre

Chile posee los yacimientos de litio y cobre más grandes del mundo, por lo que lo ubica como el principal exportador de estos minerales que son usados en los vehículos eléctricos.

De acuerdo a lo que señala el gerente de Estudios de la Sonami, Álvaro Merino, la proyección que se puede hacer es que existe una tendencia a dejar atrás los vehículos de combustión convencional y ya se habla de que hacia el año 2027 se producirán 20 millones de autos eléctricos, los que van a requerir alrededor de 500 a 600 mil toneladas de carbonato de litio.

Actualmente en el mundo se producen 200.000 toneladas de carbonato de litio equivalente, de los cuales Chile produce el 36%.

Dentro de este contexto de relevancia que tiene este mineral es que en el marco de la EXPOMIN 2018 se realizará el 1° seminario “LITIO: REGULACIÓN MERCADO Y TECNOLOGÍAS”, cuyo chairman será Stephen Elgueta, Country Manager, Albemarle, con la intención de analizar aspectos de mercado, regulatorios, así como todo lo ligado a Investigación y Desarrollo con énfasis en el valor agregado que puede generar esta industria para el país.

En la oportunidad se presentarán aspectos de mercado, proyectos en marcha y desafíos tecnológicos en esta industria, con enfoque particular en electromovilidad, valor agregado, la industria del futuro, como también mostrar la visión de Chile y Argentina respecto a su marco regulatorio para la explotación del recurso litio más un panel de actores relevantes involucrados en este mercado.

Autos veloces y no lentos

También hay que desmitificar algunas creencias como es que el coche eléctrico solía estar relacionado exclusivamente con un automóvil lento, torpe e incómodo, lo cual aún se mantiene en  personas que creen que no es una alternativa útil y viable, ni que podría sustituir a los coches que utilizan gasolina.

La carrera de hoy nos permite reafirmar que los coches eléctricos ya existen, que van en serio, y que son tan válidos como los demás y que también pueden correr con ellos. Pero también, que hay un desarrollo y aplicación de tecnologías de última generación en propulsión eléctrica, como nuevos motores, baterías o sistemas de recarga.

Los coches tienen 200 kW de potencia máxima, es decir 272 CV, con lo que pueden alcanzar los 225 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km en 3 segundos, mediante una caja de cambios secuencial de cinco velocidades.

En la carrera la potencia utilizable son 150 kW, es decir, 204 CV, pero con un modo fanboost que añade 30 kW más de potencia, o sea casi 41 CV, durante un tiempo limitado a 5 segundos por carrera. Lo curioso de este fanboost es que lo consiguen los tres pilotos más votados por los aficionados antes de la carrera.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí