En una reunión con parlamentarios y alcaldes de la Región de Valparaíso, el titular de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, aseguró que el aumento en el parque automotriz es un factor que complica tanto como los peajes y que analizarán soluciones para evitar atochamientos como los del  fin de semana santo.

Cinco horas promedio estuvieron los automovilistas que querían regresar a Santiago este domingo. Un colapso histórico y que mantiene a expertos en transporte, parlamentarios y la ciudadanía analizando cuáles podrían ser las eventuales soluciones a estos embotellamientos.

Un mal rato que deben asumir los conductores que ven, casi resignados, como las barreras de peaje – independiente del tráfico que exista – se mantienen abajo, estoicas esperando a que se pague el monto que estas imponen.

El lunes le tocó al ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, dar explicaciones a alcaldes y parlamentarios de la región de Valparaíso, donde aludió a la falta de tecnología en las rutas, la falta de inversión y el aumento en el parque automotriz.

Según comentaron los asistentes al encuentro, también explicó que no existe una solución a corto plazo para solventar los problemas de estas carreteras, ya que muchas de las concesiones están amarradas para al menos ocho años más.

El tren como solución viable

Una propuesta que cobra fuerza a medida que aumentan los atochamientos es la construcción de un tren que conecte Santiago con Valparaíso.

Este punto fue abordado en el encuentro según confirmó el senador – e integrante del programa ‘Las cartas sobre la mesa’ -, Kenneth Pugh, que recalcó que esta fue una petición realizada por parlamentarios y alcaldes al ministro.

“Dentro de los puntos abordados salió que es prioritario disponer de un trayecto en tren que pueda conectar Viña del Mar, Valparaíso, Casablanca y Santiago. Esto fue pedido por el alcalde de Casablanca que aseguró que es la tercera generación que demanda que este sistema de transporte pase por la zona”, argumentó el senador. Con lo que planteó el senador el tiempo de trayecto y los tacos disminuirían.

Pugh también afirmó que se reunirán nuevamente con el secretario de Estado en las próximas semanas para analizar las soluciones concretas con las que se buscará disminuir estos atochamientos.

Las ganancias de las autopistas urbanas

Las concesiones que mantienen las autopistas presentan un lucrativo negocio. Desde el 2010 al 2017, las autopistas presentaron un incremento de un 507% en sus ganancias, sumando a fines del año pasado la no despreciable cifra de 187.696 millones en utilidades.

El alza, apuntan en el balance enviado por la Comisión para el Mercado Financiero, se debe a un mayor tráfico de vehículos y las alzas en los peajes.

Según la normativa que se fijó en tiempos de Ricardo Lagos Escobar, las autopistas tienen el derecho de subir sus tarifas en un 3,5% de manera anual, a lo que se suma el IPC. Este 2018 aumentaron su tarifa en un 5,1% (irónicamente, la más baja en años).

El ministro acusa baja inversión

En entrevista con Radio Cooperativa, el ministro Juan Andrés Fontaine aludió al problema de la inversión como uno de los responsables directos de este tipo de atochamientos.

Entre los puntos que abordó el secretario de Estado, es el cambio en las casetas a telepeajes y tags, lo que dijo que ayudaría pero no sería una solución a largo plazo: “en los momentos más álgidos es probable que, aún así, haya inconvenientes debido al problema más de fondo, que es la falta de capacidad de las carreteras para dar abasto ante el gran crecimiento del tráfico” afirmó Fontaine.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí