Este martes, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha denunciado que varias de las muertes producidas en las protestas antigubernamentales en Nicaragua podrían equivaler a ejecuciones ilegales. Han solicitado una investigación de las muertes y el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía para que los responsables rindan cuentas.

“Hemos recibido informaciones de al menos 25 muertos en el marco de las protestas en Nicaragua contra las reformas en la seguridad social. Estamos particularmente preocupados porque un número de estas muertes podrían definirse como ejecuciones”,señaló Liz Throsell de la Oficina el Alto Comisionado.

Liz Throsell indicó que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU continuará supervisando lo que ocurra, a pesar de que la ONU no cuenta con personal en el terreno. Pese a hacerlo solicitado durante años, el Gobierno no ha dado autorización.

Por su parte, el Secretario General ha pedido que se garantice la protección de los derechos humanos en el país. António Guterres urge al Gobierno de Nicaragua a que permita la reunión pacífica y la libertad de expresión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí