Con el peor resultado de su historia a cuestas, el Partido por la Democracia intenta ponerse de pie. Bajo el alero de Heraldo Muñoz, ex Canciller y uno de los mejores evaluados de la administración de Michelle Bachelet, buscan dar norte al partido que potenció la vuelta a la democracia.

La tarea no es fácil, los juegos de poder dentro de la tienda de Santo Domingo dificultan los consensos más de lo que esperaban, mientras el ex secretario de Estado tiene que abarcarlos a todos y, a la vez, a ninguno, para garantizar una elección tranquila.

Sin embargo, esto le ha sido imposible por la intromisión de un ex diputado y cercano al ‘girardismo’, Marco Antonio Núñez, que exige la secretaría general del partido para lidiar con un proceso –menos– complejo que lo que ocurre con sus pares de la Democracia Cristiana.

La decisión será tomada hoy por Muñoz, en una reunión a puertas cerradas y sin la entrada de los lotes más importantes dentro del partido y que, a diferencia de lo que ocurrió en la última década, no son aplastados por el ‘girardismo’.

Girardismo

 

Por primera vez en las últimas elecciones de directiva, el lote que dirigía con fuerza el senador Guido Girardi ha perdido poder. En el interior del grupo aluden a los nuevos militantes que tiene el Partido por la Democracia, otros a la aplastante derrota sufrida por sus cercanos en las elecciones parlamentarias. Sin embargo, esto no merma las ambiciones del legislador, que llama metódicamente a Muñoz a aceptar a su carta, Marco Antonio Núñez, en la secretaría general del partido para evitar una competencia interna.

En el ‘girardismo’ esperan que el ex Canciller entienda la necesidad que tiene de sumar a uno de los hombres fuertes del sector como es el caso del ex parlamentario, sin embargo, según aluden dentro del partido, agregar a Núñez podría desatar otra competencia interna que involucra tanto a la actual directiva, como al sector liderado por la G-90 y el senador Felipe Harboe.

 

La ‘retroexcavadora de Quintana’

 

El lote de izquierda liderado por el hombre que es considerado uno de los pilares del desmoronamiento en el Partido por la Democracia busca expresar su voz en el partido. A pesar que se alejaron del ‘girardismo’ en la decisión por la presidencia del PPD, tienen sus matices con la figura de Muñoz. Esto se hizo notar de manera crítica en un tuit, donde Quintana reclamó contra el ex Canciller por asegurar en El Mercurio que la ‘izquierdización’ dañó al partido.

Ad portas de un desorden, Muñoz explicó raudamente sus declaraciones al parlamentario y lograron mermar una nueva división en la tienda de Santo Domingo. Al momento y a menos que exista una alianza con sus viejos aliados del ‘girardismo’, este lote apelaría por el ex secretario de Estado como su carta al triunfo, no sin cobrarle una vicepresidencia.

 

Acción PPD – el equipo de Harboe

 

Gracias a la reinscripción de militantes, este es uno de los lotes que más fuerza cobró dentro del colectivo de Lagos Escobar. No muy cercanos a Muñoz (intentaron sin éxito levantar al senador Ricardo Lagos Weber), velan porque el partido se mantenga dentro de una centro izquierda moderada, eliminando de cuajo a la denominada ‘retroexcavadora de Quintana’.

Esta facción, señalan desde adentro, demuestra su total rechazo a la posibilidad que Marco Antonio Núñez se integre a la lista de Muñoz, a tal punto que estarían dispuestos a levantar a un candidato –sin un nombre claro aún– en caso que se haga un gesto al ‘girardismo’.

En el lote aluden que seguir con Girardi tirando los hilos del partido “da pie para que no se generen lazos con la ciudadanía que tiene la peor imagen del parlamentario”. Además, aprovecharían que perdió muchísimo poder en las elecciones parlamentarias.

Información que comunicarán este lunes a Heraldo Muñoz, cuando se reúnan a conversar. Eso sí, aseguraron, junto con la ausencia de Núñez esperarán instalar un vicepresidente y presentarán nombres para el puesto de secretario general.

Directiva actual

 

Nacieron como los nombres del consenso y con un sello claro de alejarse de la izquierda que ‘tanto daño les hizo’. El grupo liderado por Gonzalo Navarrete se ha acercado a Muñoz más que las otras facciones. Desde los pasillos de Santo Domingo aluden a la necesidad de explicarle lo dividido que está el colectivo, la necesidad de buscar acuerdos y lo importante que es recomponer una coalición de centro izquierda fuerte de cara a los próximos cuatro años.

Todo, mencionan fuentes ligadas a los altos cargos del PPD, con el objetivo claro de alejar la poca aprobación que posee la política y el colectivo, en donde apuntaron tanto a la ‘izquierdización’ como a la figura del ‘girardismo’ que coaptó muchas iniciativas que no lograron ser levantadas en el partido que les pasaron la cuenta en las presidenciales y parlamentarias.

 

Una decisión dura para el ex Canciller que, dependiendo de una decisión se podría meter en una camisa de 11 varas, siendo esencial su voluntad de elegir entre la izquierdización y que el poder de Girardi siga primando en el colectivo, o analizar un rol de centro izquierda social cristiano y velar por los lotes más conservadores del colectivo que ayudó al país a retornar a la democracia.

La fecha para inscribir a las listas que compitan por la presidencia del partido es el próximo 10 de mayo y las elecciones se realizarán este próximo 10 de junio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí