Si alguien pensó que los anuncios de Chile y otros países para pedir en la OEA la suspensión de Venezuela del organismo panamericano provocaría algún grado de incertidumbre, se equivocaron rontudamente, y este lunes en la misa sede la Organización de Estado Americanos, OEA, el canciller venezolano Jorge Arreaza señaló: “Le decimos a EE.UU. quédense con la OEA, retirarnos es un motivo de alegría y estamos orgullosos de no pertenecer más a esta institución.”

La reacción de Maduro

En tanto, en Caracas, la capital venezolana, el Presidente Nicolás Maduro señaló: “No hay un escenario internacional donde se pierda más tiempo en el mundo que la Organización de Estados Americanos (OEA). Es un organismos inútil que, lamentablemente, sufrió una involución y se ha vuelto a convertir en el ministerio de Colonias del imperialismo contra los pueblos progresistas y los gobiernos independientes y antiimperialistas”, expresó este lunes el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.

En el encuentro de alto nivel con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), celebrado este lunes 4 de junio en Caracas, el Jefe de Estado recordó que en Washington realizaron la última Asamblea de la OEA con la participación de un canciller venezolano, puesto que ya se cumplirá el tiempo de la solicitud que hizo Venezuela para retirarse de ese organismo.

“Porque nosotros nos vamos de la OEA, el ministerio de Colonias”, dijo con emoción el primer mandatario, quien aseguró que llegado el día definitivo tras el cumplimiento de los requisitos se declarará fiesta nacional. “Ese día vamos a hacer una fiesta nacional con el pueblo y vamos a declarar día festivo para todo el país”, dijo, según una nota del Palacio de Miraflores.

Maduro alertó que los 60 años de la OEA están marcados por golpes de Estado, agresiones a países soberanos, invasiones, muertes, torturas y saqueo por parte de la potencia norteamericana con el aval de los gobiernos de países que pertenecen a la organización.

“Aparecía la invasión a Guatemala, la invasión infame a República Dominicana, playa Girón, Nicaragua, Grenada, golpes de Estado, aparecía el rostro terrible de Pinochet, de Videla. 60 años de injerencismo, dominación gringa imperialista, de despojo y saqueo”, lamentó.

El Presidente denunció públicamente que el actual Gobierno de EE.UU. está desarrollando lo que llamó “una campaña criminal, macabra, de chantaje a todos los gobiernos de América Latina y el Caribe”.

Explicó que esas presiones ilegales buscan amedrentar a los gobiernos americanos, con amenazas de retirar financiamiento, incluso cortar flujos de turismo y de comercio para que voten contra Venezuela.

“No ha habido amenaza que haga el imperio norteamericano cada vez que se acerca una asamblea de la OEA. Vemos la misma película”, denunció.

Adelantó que este lunes ordenó al canciller Jorge Arreaza intervenir en esta fecha para defender al país de todos los agravios, uno por uno, que han sido perpetrados contra Venezuela desde esa instancia.

Advirtió que el imperialismo “está alebrestado, como decimos en Venezuela, y tiene una obsesión con el país, y esa obsesión viene de nuestras victorias”.

“Si no tuviéramos un pueblo despierto y en vanguardia revolucionaria unida, y un PSUV y un Gran Polo Patriótico cohesionados en el combate, sencillamente el imperialismo tendría el terreno listo para clavar sus garras y venir por lo que ellos quieren: nuestras riquezas, las riquezas de Venezuela”, recalcó el Presidente Maduro.

Duros enfrentamiento en la OEA

Tras los dichos del canciller venezolano, vinieron las réplicas de sus pares latinoamericanos, y una de las que más han destacado es la durísima respuesta del canciller chileno, Roberto Ampuero, quien calificó al gobierno de Nicolás Maduro de dictatorial: “Si esta es la forma en que el canciller Arreaza trata a personas que son diplomáticos que representan a otros Estados y gobiernos y están en un tercer país, imagínense ustedes como trata a los venezolanos, a los que están bajo su poder, a los que no tienen un pasaporte distinto y están dentro del país sufriendo el hambre, la penuria y además la represión de Venezuela”.

Pero la respuesta el ministro Arreaza no se dejo esperar recordándole el origen de la actual Constitución chilena:”Si no me equivoco, señor canciller, la Constitución vigente en Chile es la Constitución de la dictadura. Si no me equivoco, señor canciller, los niveles de represión en Chile, donde incluso ingresan los carabineros en las escuelas y liceos y reprimen adentro, son los niveles de represión de la dictadura (…) Si no me equivoco señor canciller, el señor Presidente de su país, señor Piñera, participó en esa dictadura, la apoyó y los partidos que apoyaron al dictador Augusto Pinochet hacen gobierno con el señor Sebastián Piñera”, sentenció Arreaza.