Entre 2015 y 2017 Chile experimentó un crecimiento de casi 900% en solicitudes de asilo

0
341

Este 20 de junio se conmemoró un nuevo día internacional del refugiado y Chile hoy más que nunca, es parte de esta importante fecha, puesto que tenemos un crecimiento exponencial en los últimos años.

Actualmente en el mundo existen aproximadamente 65 millones de refugiados. Cada 3 segundos hay una persona que debe abandonar su país por diversos motivos y el 51% de ellos son niños.

Según la ACNUR es refugiado aquella persona que decidió salir de su país de origen por tener temores fundados de que estaba siendo perseguido en razón de su religión, ideas políticas, raza o pertenencia a determinado grupo social; para protegerse de amenazas ciertas a su integridad física y síquica, provenientes de perturbaciones graves en el orden público, guerra o violación de los derechos humanos que el Estado no sea capaz de detener o que el mismo permita.

“No es lo mismo asilado que refugiado, puesto que el primero es una persona que pide asilo en otro país bajo la Convención de 1951 porque en el propio es perseguido a causa de su raza, religión, género, sus preferencias sexuales, su libertad de expresión, por su posición política o ideológica, pertenencia a un grupo social o política que ha sido objeto de violencia. El asilo se puede pedir en el país donde lo solicita o en su país o un tercero en la representación diplomática del país donde desea establecerse. Refugiado, en tanto, es una persona que busca protección en otro país porque en el suyo existe una situación de guerra civil o un desastre natural y no necesariamente huye por razones como los establecidos en la Convención de 1951. En términos generales, un refugiado es un desplazado por la violencia o por un desastre natural”, explica la abogada María Soledad Torres, abogada, ex diplomática y experta en temas de migración y socia directora de Legal Global (www.legalglobal.cl).

SITUACIÓN EN CHILE

La experta señala Chile alberga a cerca de 2 mil refugiados y solicitantes de asilo. Si bien los refugiados provienen de diferentes países de América Latina, África, Asia, Europa, más del 90% de ellos son latinoamericanos.

“Entre 2015 y 2017 Chile experimento un crecimiento de casi 900% en las solicitudes de asilo. En 2015 hubo 629 peticiones de asilo, en 2017 alcanzó la suma 5.656 y en los primeros 2 meses de 2018 las solicitudes, que se han presentado al Departamento de Extranjería y Migración (DEM), ya alcanzaron las 2.229”.

Pese a que históricamente la comunidad colombiana fue la que registraba mayores solicitudes de refugio, a partir de 2017 se detectó un claro aumento de peticiones desde Cuba y Venezuela. De hecho, en lo que va de 2018, las solicitudes provenientes de esas dos naciones superan por primera vez los números de Colombia.

Según María Soledad Torres el aumento explosivo en la cifra de refugiados atiende a que a pesar de lo que podemos pensar nuestro país presenta condiciones de estabilidad y seguridad, así como aspectos políticos y económicos que son de gran atractivo. “Si nos comparamos con otro país tenemos una situación envidiable”.

PROTECCION EN CHILE

Chile es país signatario de la Convención de 1951 y En 2010 fue aprobada la “Ley 20.430 de Protección al Refugiado”, que establece una normativa integral para regular la protección de las personas refugiadas en el país. Entre otras cosas, incluye la definición universal y regional de refugiado, establece garantías y obligaciones de los refugiados y los solicitantes de la condición de refugiado, y define lineamientos para el otorgamiento o el rechazo de la condición de refugiado.

“La calidad de refugio se puede solicitar en cualquier oficina de Extranjería (Departamento de Extranjería y Migración en Santiago; intendencias y gobernaciones fuera de Santiago) o a través de una solicitud ante la autoridad migratoria que se encuentre en un paso fronterizo (PDI, Carabineros de Chile)”, explica la abogada.

Agrega que, los derechos que tienen los refugiados en Chile están establecidos en la Constitución Política de la República, así como en una ley especial y son los mismos que tiene cualquier chileno. Para que ello se haga efectivo, se debe considerar su acceso a la salud, a la educación, a la vivienda y al trabajo. También tienen derecho a que se le otorgue un permiso de residencia permanente, a contar con cédula nacional de identidad y a portar documento de viaje (pasaporte) y que su condición se aplique o reconozca a su cónyuge y parientes más próximos, con el objetivo de fomentar el vínculo familiar.

Respecto a los compromisos que tiene el Estado para con los refugiados destacan:

– No puede ordenar su expulsión del país
– No puede aplicarles sanciones por haber ingresado ilegalmente al país
– Debe mantener reserva de los datos personales
– Debe darles el mismo trato que a todas las demás personas que habitan en el país.

La solicitud de asilo otorga una visa temporaria por ocho meses, la cual permite trabajar y obtener la cédula de identidad chilena, y puede ser renovada hasta que una Comisión de Reconocimiento -liderada por el jefe del DEM y cuatro representantes del Ministerio del Interior y Cancillería- tome una decisión final sobre la petición de refugio. No son muchas las que son acogidas porque no cumplen con los requisitos.

María Soledad Torres señala que “muchos extranjeros solicitan asilo sin tener los requisitos para tal efecto es porque al no poder solicitar una visa de manera normal lo hacen de esta manera y así pueden al menos ingresar al país de manera legal. Si te imponen barreras administrativas o legales para acceder a una visa, invocar la condición de refugiado para acceder a un permiso y ante su desesperación el solicitarlo es algo válido.”

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí