El martes 10 de abril, la ministra Secretaria General de Gobierno, Cecilia Pérez, anunció que el Presidente, Sebastián Piñera, designó al abogado Gastón Gómez como el nuevo presidente del Consejo Nacional de Televisión.

El ex RN, cercano a Lily Pérez y Andrés Allamand, recibió entre halagos un cargo que le ha generado varias complicaciones, no por problemas con los otros consejeros, sino por los conflictos de interés que arrastra y le impiden ejercer esta función.

El 12 de abril, en el primer encuentro del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) donde debía ocupar el puesto, utilizó su primera intervención para señalar que por “inhabilidades graves” no podía presidir el consejo. El jurista aludió a litigios y contratos contra el Estado (‘el denominado Sernac sin dientes’) y otorgó dicha plaza al licenciado en comercialización de la Universidad de Chile, Andrés Egaña Respaldiza.

En el mismo encuentro expresó que buscará acelerar todo lo humanamente posible sus temas legales y presidir el CNTV, organización en la que participa desde el año 2011.

En el Ejecutivo no hubo recriminaciones internas. Valoraron la honestidad de Gómez y recalcaron que se mantendrían expectantes a que uno de sus abogados ‘regalones’ ocupara el puesto en las próximas semanas.

Esto considerando que no necesitaban otro flanco abierto con las nominaciones. Porque mientras Gómez expresaba sus problemas para asumir el cargo entre cuatro paredes, los nombres anunciados para el directorio de TVN (Jorge Saint-Jean, Gonzalo Cordero y Sebastián Guerrero) provocaban un conflicto en la coalición y generaban rechazo en la oposición por la falta de equidad de género.En el último caso los nombres cambiaron, sin embargo, en el CNTV aún no tienen un presidente oficial.

Y esto se mantendría, porque que el constitucionalista adquirió otra lucha contra el Estado ante el Tribunal Constitucional: defender a la Asociación de Industriales del Plástico (Asipla) ante la ley que prohibirá el uso y comercialización de las bolsas plásticas.

Consultados nuevamente por el tema, el Gobierno resta peso a que Gómez aún no asuma el cargo para el que fue designado por el Presidente Piñera. También hacen hincapié en que esta no es la primera vez que sucede, porque en la presidencia de Óscar Reyes (ligado a la DC) existió mucha subrogancia.

De manera interna tampoco existen recriminaciones contra el abogado, menos la posibilidad de removerlo de su cargo y designar a alguien más. El motivo aluden, la estrecha relación de amistad que posee con el Presidente, Sebastián Piñera, que lo considera como uno de sus juristas de confianza. Recordemos que Gómez representó al Mandatario en el litigio ante el Tribunal Constitucional que buscaba ‘botar’ el decreto migratorio levantado por el Ejecutivo para los ciudadanos haitianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí