El vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, confirmó este martes la incautación, por parte de la Fiscalía y personal de la PDI, de documentación encargada por la comisión encargada por monseñor Charles Scicluna y que apuntan a abusos sexuales cometidos por religiosos.

Coiro respondió a las consultas de la prensa, luego de los allanamientos a las oficinas de la Conferencia Episcopal y la Congregación de los Hermanos Maristas por parte de persecutores y funcionarios policiales, en el marco de las investigaciones por abusos.

El portavoz dijo que “algunos de estos documentos han sido incautados“, añadiendo que “nosotros hemos pedido con muchas fuerza al personal a cargo del procedimiento liderado por el fiscal regional metropolitano Sur, Raúl Guzmán, que se resguarde la reserva de aquellas personas que pidieron un estricto y riguroso respeto a su identidad“.

Lo que el fiscal solicitó al presidente de la Conferencia Episcopal (Santiago Silva), le fue entregado en su momento oportuno con todos los materiales anexos correspondiente”, desconociendo los motivos que llevaron al fiscal estimar necesario complementar los documentos entregados con este allanamiento, mencionando que sobre ese tema “hay que preguntárselo a la fiscalía“.

Coiro también expresó un poco la molestia de la Iglesia por el allanamiento, indicando que “el fiscal quiso complementar con un modo particular que es la incautación, se presentó el día de hoy y nosotros entregamos lo que pidió“.

El vocero de la Conferencia Episcopal no quiso calificar el procedimiento, luego de ser consultado respecto a si era oportuno el allanamiento y considerando que la Iglesia en conjunto con el Ministerio Público trabajan mutuamente en el marco de un protocolo de cooperación.

Toda vez que el procedimiento apunta a un bien que la Iglesia suscribe, que es el esclarecimiento de la verdad y de la justicia sobre casos gravísimos como son los delito de abusos sexuales a menores“, sostuvo.

Y agregó que “evidentemente estamos en camino para que esta colaboración esté dada por procedimientos que sean más afines con la voluntad, que al menos tenemos desde la Iglesia, de entregar toda la información disponible“.

Hay que recordar que el pasado 19 de junio, Scicluna junto al sacerdote español Jordi Bertomeu, designaron a cinco expertos del consejo para la prevención de abusos del episcopado, cuyo objetivo es el de hacerse cargo de una comisión de escucha para recoger testimonios relacionados con vejámenes al interior de la Iglesia Católica chilena.

Acerca del procedimiento judicial en sí mismo, Coiro señaló que siempre se colaborará con la justicia en la búsqueda “de un bien que la Iglesia suscribe que es el esclarecimiento de la verdad y la justicia sobre casos gravísimos como son los delitos de abusos sexuales a menores de edad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí