Sea cual sea el fallo de La Haya, Bolivia por mandato constitucional nunca renunciará a la salida al mar con soberanía

0
1357

A pocos días de la lectura del fallo que darán los jueces de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, han surgido una serie de pronunciamientos oficiales de parte del Gobierno de Chile llamando a la tranquilidad y la calma a la ciudadanía ya que no está en juego la soberanía nacional y lo que diga el tribunal de la ONU no involucra entregar territorio y mar chileno a Bolivia. Hasta ahí todo bien, pero pareciera que la Cancillería chilena y los últimos gobiernos, incluido el actual, no han reparado en que la Constitución Política boliviana –reformada por evo Morales- desde 2009 consagró la reivindicación marítima como parte de la Carta Fundamental, por lo tanto sea cual sea el fallo de La Haya, Bolivia seguirá en su lucha por volver al mar y eso pareciera que Chile no lo tiene claro y evidentemente la pomposa y comercial cancillería local nunca se ha dado el trabajo de analizar las implicancias que ello tendrá casi de manera perpetua para la relación con el país de las serranías y la selva.

Para los que no han leído la Constitución e Bolivia, en su Título VIII aborda el tema marítimo: “Relaciones internacionales, fronteras, integración y reivindicación Marítima” y es en el “Capítulo cuarto” donde ser refiere directa y claramente a la “Reivindicación marítima: Artículo 267.
I. El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo.
II. La solución efectiva al diferendo marítimo a través de medios pacíficos y el ejercicio pleno de la soberanía sobre dicho territorio constituyen objetivos permanentes e irrenunciables del Estado boliviano.
Artículo 268.
El desarrollo de los intereses marítimos, fluviales y lacustres, y de la marina mercante será prioridad del Estado, y su administración y protección será ejercida por la Armada Boliviana, de acuerdo con la ley”, señala la CPB.

Ante esta argumentación, la política exterior chilena hacia Bolivia debería ser otra, ya que no habrá un minuto de paz para Chile ante este planteamiento que de paso desconoce absolutamente el Tratado de 1904 y echa por tierra cualquier intento de solución o negociación con el vecino país, dado que el gobierno paceño insistirá con la cuestión de la soberanía, sobre un tema zanjado por un Tratado vigente y que constitucionalmente está desconociendo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí