Este sábado, cuando rige la Alerta Temprana en la contaminada Quintero-Puchuncaví el psiquiatra infantojuvenil, Sergio Canals revela estremecedores y alarmantes datos sobre los altos niveles de contaminación en la zona costera.

Lo grave de la denuncia de Canals, es que las autoridades políticas saben de la peligrosa contaminación y sus desastrosos efectos sobre la gente y la flora y fauna desde la desde la década de los 80, así lo dio a conocer en una carta publicada en el diario La Tercera.

La misiva señala: “Las concentraciones promedio de Arsénico-un poderoso neurotóxico y cancerígeno- en Puchuncaví y Quintero, “superaron hasta 23 veces la norma europea entre el 2010 y el 2015” (Seremi de Salud Valparaíso).

En 1980, estudios relacionados con el complejo industrial Ventanas demostraron que, ya en esa época, los niveles del químico, de ácido sulfúrico y otros “superaban más de 100 veces las normas extranjeras” (Investigaciones académicas).

Personas y niños que viven en la zona han estado expuestos por décadas a ambientes contaminados por sobre las normas y límites preconizados por países desarrollados, especialmente OCDE.

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (se encuentran en alquitrán, petróleo, y cómo productos de utilización de combustibles fósiles o de biomasa) se han identificado como teratógenos, carcinógenos, generadores de mutaciones y neurotóxicos.

Y distintas variedades de estos se han encontrado presentes en esta “zona de sacrificio” costera central.

Hoy existe evidencia científica sobre el efecto de estos contaminantes ambientales sobre el desarrollo cerebral y cognitivo, mediante mecanismos llamado epigenéticos que modificarían la expresión de la información cromosómica paterna y materna recibida por el niño. Estas perturbaciones, con sus efectos deletéreos, podrían ser heredables por lo menos en dos generaciones sucesivas.

Si es así, los efectos “sacrificiales” deshumanizadores ya estarían incorporados en las actuales generaciones y en las del futuro, aunque esperanzadoramente se han descrito acciones para revertir estos cambios genéticos”, remata la carta del Dr. Sergio Canals L


El Dr. Sergio Canals Lambarri, es Médico Cirujano de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Psiquiatra Infanto Juvenil, Universidad de Chile, es miembro de la Sociedad de Psico Neurofarmacología y miembro fundador de la Sociedad Chilena para el Desarrollo de la Psiquiatría (SODEPSI), entre otras organizaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí