El municipio de Viña del Mar, que dirige la UDI Virginia Reginato, ha estado en la mira por la deuda a abril de este año de $13.457 millones, la cual bajará a la mitad para el 2019 bajo el eufemístico nombre de “deuda flotante”.

Concejales de la otrora “Ciudad Jardín” –porque ahora es una ciudad tan o más colapsada por torres de departamentos y menos jardines- al comenzar el diseño del presupuesto municipal para 2019, determinó que las cuentas 2018 será cerrada en rojo porque el déficit alcanza los $6.500 millones.

A cifra fue revelada en la reunión a la que asistieron 8 de los diez concejales viñamarinos, Javier Infante que estará a cargo del Departamento de ingresos del municipio.

Claudio Boisier, administrador municipial –segunda autoridad más importante que el alcalde- explicó que “efectivamente, se han revisado todos los pagos del 2018, asociados a documentos adeudados hasta el 2017 y éstos ascienden a 13.333 millones de pesos, será muy parecida a la indicada en el informe de la Dirección de Control, que esta de $13.400 millones. Fruto del avance del plan financiero en desarrollo, este año terminaros cubriendo el 50% del déficit, para terminar esta año con un valor máximo de $6.500 millones, cifra que ha sido declarada e incorporada en el presupuesto 2019, bajo el ítem presupuestario de “deuda flotante”, con lo que se espera dar solución total al déficit de arrastre durante la ejecución del próximo años, alcanzando el equilibrio presupuestario”, sostiene.

“La deuda de la Municipalidad es un tema que está absolutamente controlado, incluso sin os recursos adicionales que se proyectaban recibir y que aún están en tramitación, como el leasebeck y los ingresos de la licitación del Rodoviario”, asegura Boisier.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí