Este lunes el juez de distrito Jon Tigar estuvo de acuerdo con los grupos legales que demandaron de inmediato, argumentando que la ley de inmigración de EE. UU. Claramente permite que alguien busque asilo, incluso si ingresan al país entre los puertos oficiales de entrada.Lo anterior se da ad portas que leguen miles de inmigrantes centroamericanos que han cruzado, durante un mes, México provenientes de Guatemala, Hondura y El Salvador con el fin de llegar a realizar el “sueño americano” en los Estados Unidos, a lo que se ha opuesto tenazmente el Presidente norteamericano.

Recordemos que el Presidente Donald Trump emitió una proclamación el 9 de noviembre que decía que cualquiera que cruzara la frontera sur entre los puertos de entrada oficiales no sería elegible para el asilo. Cuando la primera de varias caravanas de migrantes comenzó a llegar a la frontera entre México y Estados Unidos, Trump dijo que era necesaria una prohibición de asilo para detener lo que ha atacado como una amenaza a la seguridad nacional.

“Cualquiera que sea el alcance de la autoridad del presidente, no puede volver a escribir las leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso ha prohibido expresamente”, dijo Tigar, un candidato del ex presidente Barack Obama.

El Departamento de Seguridad Nacional no hizo comentarios inmediatos sobre el fallo, que permanecerá vigente durante un mes a menos que se presente una apelación. Al emitir la prohibición, Trump utilizó los mismos poderes que utilizó el año pasado para imponer una prohibición de viaje que finalmente fue confirmada por el Tribunal Supremo.

Si se aplica, la prohibición podría dificultar que miles de personas eviten la deportación. El DHS calcula que alrededor de 70,000 personas al año solicitan asilo entre los puertos oficiales de entrada. Pero el fallo de Tigar señala que la ley federal dice que alguien puede buscar asilo si ha llegado a los Estados Unidos, “ya sea en un puerto designado de llegada”.

“Las personas tienen derecho a asilo si cruzan entre puertos de entrada”, dijo Baher Azmy, un abogado del Centro de Derechos Constitucionales, que demandó al gobierno junto con la Unión Americana de Libertades Civiles. “No podría ser más claro”.

Alrededor de 3.000 personas de la primera de las caravanas llegaron a Tijuana, México, al otro lado de la frontera de San Diego, California. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos dijo el lunes que cerró el tráfico en dirección norte durante varias horas en el cruce de San Ysidro. También ha instalado barreras móviles con cables, aparentemente para detener una potencial oleada de personas.

Hasta el lunes, 107 personas detenidas entre cruces oficiales han solicitado asilo desde que la orden de Trump entró en vigencia, según el DHS, que supervisa la protección de aduanas y fronteras. Los funcionarios no dijeron si los casos de esas personas todavía estaban progresando a través de otras vías más difíciles que les quedaban después de la proclamación.

DHS ha dicho que quiere que los solicitantes de asilo en la frontera sur aparezcan en un cruce oficial de la frontera. Pero muchos cruces fronterizos como San Ysidro ya tienen largos tiempos de espera. Las personas a menudo se ven obligadas a esperar en refugios o campamentos al aire libre en el lado mexicano, a veces durante semanas.

El abogado de la ACLU, Lee Gelernt, dijo que algunas personas que buscan asilo cruzan entre puertos oficiales porque “están en peligro real”, ya sea en sus países de origen o en México.

“No aprobamos que las personas ingresen entre los puertos de entrada, pero el Congreso ha tomado la decisión de que si lo hacen, todavía se les debe permitir solicitar asilo”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí