Congreso suma y sigue beneficios propios de la época de los Luises: Solo falta que se le paguen las nanas y otros servicios domésticos

0
321

Los parlamentarios en Chile se están transformando en una suerte de casta con privilegios casi igualables a los que imperaban en la Edad Media. Con los impuestos de todos los chilenos, el erario nacional mantiene a estos representantes del pueblo con jugosas y millonarias dietas (sueldo que no incluye asignaciones) para diputados de $ 6.602.482.- y para senadores es de $ 9.349,851.- según informa el Congreso Nacional.

Pero además del sueldo, los parlamentarios reciben una serie de asignaciones y beneficios que simplemente no tienen ni siquiera altas autoridades del Estado y mucho menos el ciudadano común y corriente. Para que decir si estos beneficios son similares en el mundo privado.

Este domingo se conoció una nueva perlita de los honorables: Reciben $ 193 mil al mes por “desgaste” de sus vehículos, además la Corporación cubre los gastos de tags, estacionamientos, seguros, reparaciones, mantenimientos y combustible, del diputado o senador. Eso sí el vehículo que usa debe ser de propiedad del congresista y debe estar destinado a la “extenuante” labor parlamentaria, beneficio que rige desde 2011 bajo el ítem “amortización por desgaste de vehículos”, tal como lo reveló el diario La Tercera, el mismo que también destapó los viáticos para estos mismos personajes.

“Cuando se trate de vehículos de propiedad del senador o el diputado inscritos a su nombre en el Registro Nacional de Vehículos Motorizados, e informados previamente al Senado o la Cámara como vehículos destinados a apoyar la función parlamentaria, se podrán financiar con cargo a este ítem las mantenciones y reparaciones necesarias para garantizar sus condiciones de uso y seguridad”, parte diciendo respecto del uso de automóviles la última resolución del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias que en junio pasado actualizó la norma.

Ahora bien, este beneficio –asignación para mantenimiento de los autos- raya en lo doméstico y personal o acaso también habrá que pagarles a los señores diputados y senadores, el servicio doméstico de sus hogares, los trajes que ocupan ya que podría justificar que es en función de su labor, en fin son demasiado y excesivos beneficios que ningún chileno e incluso funcionario de alto rango del Estado tiene, por lo tanto el Congreso se está transformando en una suerte de club exclusivo que no puede ser fiscalizado y genera gastos inmensos para el país y a cambio recibe leyes de mediana calidad o abiertamente malas como la de los estacionamientos.

En este escenario, el Congreso exige a múltiples autoridades de la República austeridad y blande la espada de la severidad al más mínimo escándalo por mal uso de fondos públicos, pero ellos –los parlamentarios- cuando son sorprendidos en alguna irregularidad, el silenció es sepulcral.

Un escándalo obligó a normar

Como era de esperar, en 2009, un escándalo por el mal uso de fondos públicos para el mantenimiento de los autos obligó al Congreso a normar y controlar este tipo de gastos.

Hasta ese año, el Congreso entregaba fondos a libre disposición de los honorables.

Revise el documento del Congreso que establece regulaciones a las Asignaciones Parlamentarias: Principales-Regulaciones-Resoluciones-03-y-04-de-Mayo-2018

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí