Con las encuestas en contra y un bolsón de mentiras basadas en dimes y diretes por parte de Carabineros, el Gobierno cortó por lo sano y dijo adiós al Comando Jungla (o Gope si no quieres leer el nombre que le “inventamos” los medios) y dio la razón tanto a los comuneros, actores sociales y políticos de la oposición que exigían esto como una puerta al diálogo en la región.

“Esta es una muy mala decisión, mala noticia para las víctimas de la violencia, la mayoría mapuche. Es una mala señal ceder ante la presión de grupos que lo único que quieren es terminar con una zona autónoma. Lamento que mi Gobierno tome una decisión así”, fueron las palabras de Mario Desbordes tras conocer esta decisión que golpea la posición que han defendido a rajatabla una vez se conociera la muerte de Camilo Catrillanca, joven -como dice fiscalía- asesinado por la espalda por cuatro ex integrantes del Gope de Carabineros.

Una decisión que los dejó de lado, explican desde el oficialismo, porque sin consultarles y “desayunándose” la noticia tras las declaraciones del Presidente, Sebastián Piñera, en Quillota, buscaban la forma de evitar hacer público lo que el Gobierno les ha pedido en cada reunión de los lunes, no ventilar sus problemas.

En Evópoli la molestia fue marcada. El senador por la zona, Felipe Kast, recalcó que “miles en La Araucanía no entienden esta decisión”, manteniendo su postura y mermando la del Gobierno. El otro Kast, José Antonio, habló directamente que con esto se produce un “grave retroceso para el Estado de Derecho” y, cual VOX en España, habló de la derecha light.

Algo que, señalaron a Infogate, será uno de los puntos clave en el comité político ampliado de los lunes para el conglomerado gobernante, que aludirá no sólo a pedir explicaciones por el tema Araucanía – y que harán públicas en la vocería posterior – sino a jugar un gallito político a La Moneda, para que intensifique las medidas de seguridad en la zona con o sin este escuadrón.

Aunque sabían los costos, esta decisión al corto plazo es positiva por parte de La Moneda, ya que ayuda a debilitar los argumentos que tiene la oposición y las comunidades de cara tanto a la interpelación, como a la indagatoria que lleva el Ministerio Público en el caso de la muerte de Camilo Catrillanca.

En entrevistas y reuniones anteriores, Emilia Nuyado, parlamentaria PS a cargo de la interpelación a realizarse el martes, ha sido enfática en señalar la necesidad de terminar con el ‘comando jungla’, iniciativa que murió ayer en boca del Presidente, Sebastián Piñera, lo que debilitaría su posición como interpeladora y que, además, haría quedar al ministro Chadwick como quien domina la situación (está de más hablar de su expertiz política a esta altura). En tanto, la Democracia Cristiana ya dejó más que claro que el cese a este equipo del Gope vuelve a abrir la puerta al diálogo para encontrar, plantean, una solución de Estado al denominado conflicto mapuche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí