En un punto de prensa a media tarde en La Moneda, el Presidente, Sebastián Piñera, resumió en menos de 4 minutos todos los dichos del ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, que dio en media hora.

El Mandatario afirmó que “Chile tiene una política firme y clara en materia de migración, que apunta a una migración ordenada, segura y regular”, recalcando que es un país con puerta abiertas a quienes quieran aportar y con puertas cerradas a quienes vengan a causarnos daño como nación.

Es por esto, dijo el Mandatario, que se rechazó el pacto de Marrakech. “El pacto de migración de Marrakech contradice algunos de los principios y objetivos de nuestra política de migración (…) Si bien no es legalmente vinculante, sus objetivos, su contenido, incentivan la migración irregular, establecen nuevos deberes para el Estado de Chile, restringen nuestra soberanía y pueden perjudicar a nuestro país en eventuales juicios internacionales”.

“No nos parece conveniente, ni para Chile ni para todos los chilenos suscribir este pacto que dificulta este proceso de poner orden en nuestra casa en materias de migraciones. Ejerciendo mis atribuciones como Presidente de la República y teniendo como único norte mi interés, el bienestar y la calidad de vida de todos mis compatriotas, tomé la decisión de no adoptar el pacto de Marrakech”, sentenció el Mandatario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí