Ofuscado en sus dichos, el Presidente, Sebastián Piñera, confirmó la salida del general director de Carabineros, Hermes Soto, en el Palacio de La Moneda.

Una vocería que se esperaba desde las 9 de la mañana y que terminó complicando de sobremanera a La Moneda, a tal punto que se hablaba que el general Soto no quería renunciar y enfundó una situación más que tensa que fue resuelta a las 18:10 horas con las palabras del Mandatario, quien enumeró las situaciones graves que ha enfrentado la institución y abordó, posteriormente, el caso Catrillanca.

“El uso y abuso del uso de la fuerza que ha costado la vida de ciudadanos inocentes y, también los ocultamientos, falsedades, obstrucciones a la justicia por parte de miembros de Carabineros de Chile. Esto se ha expresado en el grave fraude al fisco, en la operación huracán y también en las últimas semanas en torno a la lamentable muerte de Camilo Catrillanca”, dijo el jefe de Estado, sentenciando que acá un pequeño grupo de Carabineros “ha traicionado su juramento, ha mancillado a su institución y le ha provocado un grave daño a Carabineros”.

En este mismo plano, el Mandatario definió no sólo remover a Hermes Soto, sino que también “el general Soto me ha informado que ha dado curso a la renuncia de 10 generales de Chile, con el propósito de facilitar la conformación de un nuevo alto mando que nos permita enfrentar con libertad, eficacia y oportunidad los problemas que enfrentan hoy día Carabineros y los grandes desafíos que debe enfrentar la institución”.

Además, como gesto a Soto, el jefe de Estado dijo que “agradezco sinceramente el compromiso, la dedicación y la entrega que demostró el general Hermes Soto Isla durante todo el tiempo que ejerció el mando de la institución de Carabineros y reiterar que mantengo por él una alta valoración, tanto en lo humano como persona”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí