El ex diputado, Jorge Tarud, como ya es tradición anual, realizó su balance de lo bueno, lo malo y lo feo en política exterior este 2018, donde nadie se libró del ojo crítico de quien presidiera la comisión de Relaciones Exteriores.

Fiel a su estilo, dejó en lo bueno la decisión de la Corte de Justicia de La Haya, lo que calificó como lo mejor del año, porque puso un punto final a cualquier pretensión de Bolivia sobre territorio chileno. “Siempre aseveré que ninguna corte del mundo tiene la potestad de obligar a una nación, soberana e independiente, a negociar su propio territorio. Un fallo favorable ante Bolivia habría generado una total incertidumbre en toda la comunidad internacional y particularmente ante las potencias”, dijo el ex parlamentario.

En la categoría de lo malo, el premio se lo llevó todo lo sucedido con el pacto migratorio de la ONU, también conocido como acuerdo de Marrakech. “Lo malo ha sido la utilización por parte del Gobierno, por primera vez desde el retorno a la democracia, de la política exterior para hacer política interna, confundiendo y atemorizando con falsedades a la opinión pública con el pacto mundial migratorio”, enfatizó, agregando que el mismo “Presidente contradijo la propia postura que defendimos en La Haya que las resoluciones políticas de organismos multilaterales no son jurídicamente vinculantes, como lo fue el de la OEA 1979 a favor de Bolivia”.

En la última, pero no menos importante de las categorías, la de lo feo, el ex embajador le entregó esta nominación a los cónsules chilenos acusados de tráfico de personas, comentando que “ha atentado en contra del buen prestigio de nuestros diplomáticos, que son gente honesta y siendo un caso muy puntual ha perjudicado al país”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí