Este uno de enero de 2019 comenzará el mandato de Jair Bolsonaro en toda la República Federativa del Brasil, y con ella un mandato catalogado por el mundo entero como de “ultraderecha” comparable al mando que ejerce en los EEUU Donald Trump.

En esta línea, este sábado 29 de diciembre, Bolsonaro, dio otro paso a este estilo de mandato al anunciar en su cuenta de Twitter -hasta ahora el órgano oficial de sus comunicaciones- que: “Por decreto pretendemos garantizar la tenencia de arma de fuego para el ciudadano sin antecedentes penales, así como hacer su registro definitivo”.

Actualmente la posesión de armas de fuego está fuertemente restringida en Brasil. Los civiles deben pasar por un largo proceso, y la venta de armas se limita a los pequeños calibres. A pesar de la dificultad legal de poseer un arma de fuego, la violencia con estas es un problema en Brasil. En 2017, el país latinoamericano estableció un récord de asesinatos con un poco más de 63.000 personas asesinadas, señala un cable de DW.

Un referéndum de 2005 preguntó a los brasileños si la venta de armas de fuego debería ser prohibida. Casi el 64 por ciento de la población votó en contra de la medida.

El derecho de tenencia de armas de fuego permite mantener los artefactos en casa y no incluye su porte a otros lugares. Según la legislación brasileña, la persona que quiera llevar las armas de fuego a sitios diferentes de su hogar tendrá que contar con una autorización para su porte.

Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército y que siempre ha elogiado el régimen militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, considera que un arma es “una garantía de libertad” porque avala el derecho a la legítima defensa, y por eso prometió desde su campaña flexibilizar el estatuto de desarme si llegaba a la presidencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí