Las tensiones entre India y Pakistán se profundizaron dramáticamente este sábado después que artillería pesada de ambos ejércitos abriera fuego en varios punto de la frontera en Cachemira dejó un saldo de -hasta ahora- por lo menos siete muertos, señala un cable urgente de AFP.

Esta nueva escalada derrumbó los discursos de paz luego de que Pakistán liberara, el viernes, a un piloto indio cuyo avión fue derribado por las FFAA pakistaníes, gesto que había sido considerado de “buena voluntad”.

Pero en apenas 24 horas, dos soldados y dos civiles murieron en el lado paquistaní, informaron fuentes militares. En ese mismo período, una mujer y sus hijos murieron del lado indio cuando su vivienda fue destruida por un mortero.

El diario India Todayrelata la incursión pakistaní: “Cachemira se mantuvo tensa incluso el sábado cuando las fuerzas de seguridad continuaron expulsando a los militantes en el valle por segundo día en el distrito de Kupwara. El viernes por la mañana estalló un encuentro cuando las fuerzas de seguridad lanzaron un cordón y una operación de búsqueda en el área de Babagund en Kupwara. En otro incidente, se observó “movimiento sospechoso” en un campamento del Ejército en Shopian, lo que llevó a una ronda de disparos en el campamento de 44 RR”.

El Gobierno de Pakistán, a través de su cuenta oificial de Twitter explica cómo ha ido escalando la tensión con India: “La cronología de los acontecimientos como sucedieron con y después de Palermo”.

El jefe del ejército indio, Bipin Rawat, se trasladó el sábado de urgencia a Udhampur, en la región india de Cachemira, para verificar la seguridad en toda la zona.

En toda la zona aldeanos se amontonaron en albergues artesanales, al tiempo que la policía india ordenó la suspensión de la circulación de vehículos en las carreteras vecinales, constató la AFP.

Por lo menos 12 civiles murieron del otro lado de la frontera desde el inicio de la semana.

La decisión del gobierno paquistaní de liberar al piloto indio Abhinandan Varthaman, el viernes, luego de 60 horas de cautiverio, había despertado ilusiones de una reducción de las tensiones.

Pero sin embargo, India se vio barrida por una ola nacional de indignación ante un video en el que Abhinandan puede ser visto agradeciendo a las autoridades paquistaníes y criticando a la prensa india.

Soldados pakistaníes observan los restos de una aeronave militar e India derribada en Pakistán el pasado viernes. (AFP)

Ruido de guerra

El primer ministro indio, Narendra Modi, mantuvo el tono firme y agresivo, al mencionar que nadie debe “atreverse a amenazar” a una “India Nueva, decisiva y sin miedo”.

En una conferencia con representantes del grupo de prensa India Today, Modi reafirmó en que el país precisa de los aviones Rafale, cuya adquisición a Francia es objeto de una confusa negociación.

“Si India tuviese los Rafale, este problema con Pakistán podría haber sido diferente”, comentó.

En una tentativa por reducir las tensiones, el canciller de Arabia Saudita (el principal aliado de Pakistán), Adel al Jubeir, tenía previsto aterrizar el domingo en Islamabad.

El gobierno saudita ofreció a los dos países su ayuda para aplacar tensiones.

El canciller paquistaní, Shah Mehmood Qureshi, dijo a la prensa el sábado que al Jubeir “nos visitará y también hará una visita a India. Es nuestro amigo y tenemos relaciones históricas” con Arabia Saudita.

Por su parte, la prensa de Pakistán elogió la conducta del gobierno por liberar al piloto indio, aunque surgieron algunas críticas al famoso video, que en las redes sociales fue calificado de “innecesario”.

El avión de Abhinandan fue derribado y el piloto capturado un día después que cazas indios bombardearon lo que el gobierno indio definió como un “campamento de militantes” en territorio de Pakistán.

Ese ataque fue una represalia por el atentado a bomba contra paramilitares indios en Cachemira.

Soldado pakistaní en puesto fronterizo en Cachemira, donde se han registrado ataques de la artillería india y pkistaní. (AFP)

La región de Cachemira ha estado dividida entre los países desde la partición de 1947, cuando se crearon los estados modernos de India y Pakistán. Desde entonces, la región ha vivido tres guerras entre los dos países y la tensión es permanente, tal como ocurre ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí