La decisión del ministro Larraín que incomodó y remeció a La Moneda

0
238

La citación a declarar en el caso Corpesca al ministro de Justicia, Hernán Larraín, hecha a petición de la defensa del desaforado senador UDI, Jaime Orpis, tomó por sorpresa a La Moneda y provocó una fuerte incomodidad en el Ejecutivo ante los cuestionamientos hechos tanto por la oposición como por el oficialismo.

Larraín entregó públicamente su respaldo al exsenador cuando aseguró que asistiría “con gusto” a la audiencia en tribunales, añadiendo que tiene “plena confianza en Jaime Orpis y de su conducta, espero dar testimonio de ellos si soy requerido por los tribunales”.

Incluso, en su entrevista a CNN, Larraín sostuvo que “me he informado que hemos sido incorporados en la defensa de Jaime Orpis como testigos. Hemos sido una cantidad importante de personas del ámbito político, yo era senador en este minuto y hemos sido invitados, junto a otros diez senadores a testificar”.

Orpis ha sido acusado de varios delitos de carácter económico y contra la probidad: Haber facilitado boletas y facturas ideológicamente falsas a la empresa Corpesca para rebajar la base imponible al tributar, transformándose en que podría ser el primer político que vaya a la cárcel (21 años solicita la fiscalía) en el tema de las platas políticas.

Las declaraciones de Larraín apoyando a su “amigo”, a lo que se sumó que la dirección entregada para que le tomarán declaración era el propio Ministerio de Justicia, causaron incomodidad en La Moneda a pesar que los distintos personeros en su interior han tratado de encausar el hecho a que se trata de una situación de “carácter personal”.

Los cuestionamientos al titular de Justicia apuntan a que sus comentarios podrían influir en la decisión que tomarán los jueces respecto al exparlamentario.

A pesar que Chadwick desdramatizó el problema, había aclarado que Larraín fue citado como testigo en el juicio y que se trataba de un “asunto personal y no institucional

Sin embargo, fuentes de Palacio han manifestado que efectivamente hubo una molestia por la situación del ministro, lo cual llevó a que el propio titular de Justicia diera un paso atrás y decidiera retractarse de declara a favor de Orpis y solicitara que lo sacaran del listado de testigos.

En su declaración pública, emitida luego del impasse, Larrain expresa que la situación “ha generado un comprensible debate por el alcance de mis declaraciones, ya que ellas han sido interpretadas razonablemente por algunos en un sentido totalmente ajeno al espíritu con que fueron formuladas”.

Por su parte, el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, también salió a colocar paños fríos luego de la decisión de Larraín de no presentarse a declarar, afirmando que la determinación va de la mano de permitir que las instituciones funcionen.

El deber que tenemos como autoridad es que las instituciones funcionen y la decisión del ministro de Justicia precisamente lo que busca es contribuir a que las instituciones de la Justicia cumplan de buena manera su labor”, sostuvo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí