28/05/2019

Chile buscará mejorar la calidad del aire y fortalecer su compromiso contra el cambio climático

Chile buscará mejorar la calidad del aire y fortalecer su compromiso contra el cambio climático

El encuentro se realizará en Santiago y servirá de antesala a la próxima Conferencia de las Partes firmantes del Convenio Marco sobre Cambio Climático (COP25), el cual tendrá lugar a fin de año en nuestro país.


Según expertos internacionales, Chile podría mejorar la salud de las personas y avanzar en la protección del medio ambiente a través de la integración de políticas públicas para enfrentar, al mismo tiempo, la contaminación atmosférica y el cambio climático. Pero ¿cómo lograr esta integración? ¿Cómo pueden contribuir a este esfuerzo distintos sectores económicos? ¿Chile podría ser un ejemplo de liderazgo regional en esta materia? Estas y otras preguntas serán debatidas por expertos chilenos e internacionales en el evento “¿Es posible aumentar el compromiso de Chile con políticas integradas para el clima y un aire limpio?,” el cual tendrá lugar mañana en el Campus Lo Contador de la U. Católica.

Como anfitrión de la próxima Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidos sobre el Cambio Climático (CMNUCC), a realizarse en diciembre de este año, Chile tendrá la oportunidad de mostrar una acción climática ambiciosa, avanzando en políticas públicas que logren la reducción de las emisiones que causan el calentamiento global y acciones para la adaptación y resiliencia a sus efectos nocivos.

Aunque el dióxido de carbono (CO2) es el principal gas de efecto invernadero (GEI) que causa el calentamiento global, existen otros contaminantes con aportes nada despreciables al problema que, por sus características diferentes al CO2, pueden ser parte importante también de la solución. Uno de ellos es el contaminante climático de vida corta llamado carbono negro.

El carbono negro contribuye al calentamiento global con un potencial de hasta 1.500 veces mayor que el CO2. También conocido como “hollín,” este contaminante es un componente importante del material particulado fino, y en Chile proviene mayoritariamente de la quema de leña y de los medios de transporte. El carbono negro afecta además la salud de las personas porque el material particulado fino que entra en los pulmones aumenta el riesgo de mortalidad y de enfermedades respiratorias y cardíacas. A nivel global, la Organización Mundial de la Salud sostiene que millones de muertes prematuras se atribuyen cada año a la contaminación del aire. En Chile, 10 millones de personas viven en zonas declaradas saturadas por material particulado fino.

Es por ello que la reducción de carbono negro es determinante para combatir el cambio climático y la contaminación atmosférica de una sola vez. Sobre todo ahora que el país se prepara para el invierno, la época del año que presenta mayor toxicidad del aire.

“La mala calidad del aire en las ciudades nos está matando y, al mismo tiempo, estamos en un momento histórico donde debemos ser muchísimo más ambiciosos en la mitigación del cambio climático”, comentó Florencia Ortúzar, de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), ONG regional de protección ambiental. “Por su corta duración en la atmósfera, la reducción del carbono negro ofrece la posibilidad de mitigar el calentamiento global en el corto plazo, aportando, al mismo tiempo, con la reducción de partículas contaminantes que enferman a la población. Es una oportunidad imperdible, sobre todo para países como Chile que sufren de mala calidad del aire en varias de sus ciudades”.

“Es un desafío global,” sostiene Amanda Maxwell, directora de proyectos en Latinoamérica para el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC), una ONG internacional medioambiental con base en Washington, DC. “La doble necesidad de mitigar el calentamiento global y proteger nuestras comunidades es cada día más urgente. Si Chile se enfoca en promover políticas que reduzcan el carbono negro, podría convertirse no solo en un líder regional, sino mundial en esta materia”.

Debido a la importancia de avanzar en políticas públicas que mitiguen este problema, es que mañana, 28 de mayo, la Oficina de Cambio Climático del Ministerio del Medio Ambiente de Chile (MMA), la Coalición del Clima y Aire Limpio (CCAC), el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC) y la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), patrocinados por el Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS) de la Pontificia Universidad Católica de Chile, ofrecerán un evento para debatir sobre la oportunidad de fortalecer el compromiso internacional de Chile, a través de una meta cuantificada para mitigar el carbono negro. Esto, a través de la actualización de la Contribución Nacional Determinada (NDC) de Chile al 2020, el cual contiene los compromisos internacionales de nuestro país en el Acuerdo de Paris.

El objetivo es generar una instancia de diálogo y reflexión sobre la integración de políticas climáticas y de aire limpio, con el fin de sensibilizar y movilizar a los tomadores de decisión a que aumente el compromiso de Chile previo a la COP25, a través de una meta ambiciosa de mitigación del carbono negro. También se busca informar al público interesado sobre vías de mitigación que complementan la necesaria reducción del CO2 y que pueden traer múltiples beneficios sociales y ambientales, cumpliendo así con la justicia climática.


recomendados

comenta esta noticia