El corazón del enojo UDI es el cambio en el Ministerio de Desarrollo Social

0
659

La molestia de la UDI y las bofetadas entre el gremialismo y Renovación Nacional por el cambio de ministros hicieron más amargo el coktail de la encuesta CEP para el Presidente Sebastián Piñera. La UDI se sintió castigada injustamente al quedar con menos representación que RN en el gabinete. La reacción de la tienda de calle Suecia fue instantánea y rompió el acuerdo de que los “trapos sucios se lavan en casa”, haciendo público su desagrado.

Lo primero fue ausentarse de la ceremonia de La Moneda, de modo que la senadora y presidenta de la colectividad, Jacqueline van Rysselbergue no estuvo disponible para acompañar a Piñera. Incluso instruyó al secretario general UDI, Jorge Fuentes, a retirarse de palacio, donde el dirigente ya se encontraba aguardando el cambio.

La decisión política de hacer visible el enojo continuó con las declaraciones del senador Víctor Pérez, quien se convirtió en el principal vocero de la reacción gremialista. “Al parecer, mientras menos disciplinado sea uno, mientras menos leal sea uno, mientras más critica al gobierno, más se puede participar del gobierno. Creo que eso es malo para el gobierno”, dijo sin mencionar a sus aliados RN, cuyo presidente, diputado Mario Desbordes venía exteriorizando desde hace meses el disgusto de RN hacia La Moneda por el trato a su partido en algunos ministerios, entre ellos Desarrollo Social, encabezado en ese momento por el independiente Alfredo Moreno, más cercano a la UDI y cuyo jefe de gabinete era Juan Pablo Longueira, hijo del ex líder gremialista. Como palabras sacan palabras, las quejas de Víctor Pérez no dejaron mudo a Desbordes, quien espetó que “parece que las lealtades de la UDI son de la boca para afuera”.

Sin embargo, la reacción del gremialismo no es solo un asunto de molestia por ver reducida su presencia en la cantidad de ministros. El tema es más de fondo, dicen en la tienda, y tiene  que ver con el peligro de que el gobierno desdibuje su “relato”, que para la UDI tiene un signo eminentemente social. La idea de una UDI Popular tiene un ancla poderosa en el ministerio de Desarrollo Social, desde donde se dirige el programa Clase Media Protegida, que debiera convertirse en símbolo del “relato” de este gobierno.

En el gremialismo sienten que la salida del ministro Moreno hacia Obras Públicas y la llegada a Desarrollo Social del ministro Sebastián Sichel, un ex DC, ex Ciudadanos y ahora del movimiento Libres, los aleja de la conducción de este programa y le quita protagonismo al tema social al entronizar a un ministro sin experiencia y que no es del ADN de la derecha.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí