05/08/2019

Experto en migraciones advierte sobre el “relato” del Gobierno: “Se le está imputando al migrante las causas de la incertidumbre”

Experto en migraciones advierte sobre el “relato” del Gobierno: “Se le está imputando al migrante las causas de la incertidumbre”
INFOGATE/HH

“creo que hay un problema con la construcción del relato que está calando hondo en la gente que va a generar consecuencias que van a ser la violencia en contra de los extranjeros, dificultades en la integración y veo el escenario bien oscuro”, menciona Luis Eduardo Thayer, académico de la Universidad Silva Henríquez.


El académico en magister de Intervención Social de la Universidad Católica Silva Henríquez, Luis Eduardo Thayer, desmitifica el supuesto “peligro” por la llegada de extranjeros a Chile, afirmando que los migrantes, contrario al mito popular, sí aportan a la economía del país, pero advierte que el “relato” que está utilizando el Gobierno en contra de ciudadanos de otros países podría incubar un grado de xenofobia en contra de ellos.

El doctor en sociología estima que el discurso que está llevando a cabo el Ejecutivo conlleva un grado de amenaza en contra del extranjero, porque “si el propio Presidente te dice que los migrantes te están quitando el trabajo y si uno tiene el permanente temor a que lo echen, obviamente que eso va a generar un resentimiento en contra del migrante”.

La autoridad hoy día está, por lo menos en término del relato que se está construyendo en torno a la migración, está siendo irresponsable. La incertidumbre que está viendo la gente en torno al empleo, que era una promesa que traía el Presidente Piñera, y eso no se está produciendo, entonces se le está imputando a los extranjeros la incapacidad para generar esas condiciones”, menciona.

En ese sentido, precisó que “hay una política de administración de la incertidumbre, ya cuando uno ve lo que plantea el Gobierno, ya que la política migratoria es parte de esa política y no es la única porque está el Aula Segura, lo que pasa en La Araucanía, es una política de administración de los miedos en la ciudadanía”.

En el caso de los migrantes genera como el chivo expiatorio de los males que estamos viviendo, incluso es el chivo expiatorio para la mala decisión sanitaria, es el chivo expiatorio para la crisis del sistema educativo, todavía no aparece mucho, pero aparecerá en cualquier minuto, los miedos a la delincuencia”, explica.

A renglón seguido expone que “el relato que se está construyendo hoy día es un relato que se le está imputando al migrante las causas de la incertidumbre, de las amenazas que genera el modelo de desarrollo”.

Y añade que “creo que hay un problema con la construcción del relato que está calando hondo en la gente que va a generar consecuencias que van a ser la violencia en contra de los extranjeros, dificultades en la integración y veo el escenario bien oscuro”.

Sin embargo, una explicación que entrega es que los migrantes se ven expuestos a una explotación de parte de los empleadores en Chile, debido a que al no tener una visa que le permita trabajar regularmente deben recurrir a trabajos con menores remuneraciones y condiciones laborales más precarias. Incluso en algunos puestos de trabajo se contrata mano de obra extranjera a sueldos más bajos como es el caso de los temporeros u otros que los chilenos no están realizando.

En el fondo lo que hace el inmigrante es exacerbar el miedo que tienen las personas, debido a su propia precariedad. La amenaza que supone el inmigrante es una amenaza que se da sobre todo en los sectores más precarizados, es decir, en los sectores en donde les pueden bajar el sueldo mañana, donde no están protegidos porque los puede echar en cualquier momento, que no tienen acceso garantizado a salud en condiciones de dignidad mínima”, precisa.

El académico desmitifica el hecho que los extranjeros están quitando los puestos de trabajo a los chilenos, puesto que los últimos informes del Banco Central muestran que los migrantes hacen una importante contribución a la economía.

La contribución que generan los migrantes en términos objetivos a la economía es correspondiente al exceso de esos nuevos empleos. Si pensamos solo en el concepto de impuestos directos e indirectos, impuesto a la renta e IVA, aportan al año 2.000 millones de dólares a la economía pública”, menciona.

En ese sentido, agrega que si no hubiera migrantes la situación económica del país “estaría peor”, debido a que habría “más desempleo y lo que hacen los migrantes es contribuir a la economía”.

Aumento de migrantes

El académico también explica el resultado del censo dado a conocer por el INE que mostró un aumento exponencial de migrantes, el cual se da por varios factores como es la situación que ocurre en sus lugares de origen -problemas sociales, políticos, económicos-, vínculos históricos de migraciones, redes sociales familiares, incentivos institucionales y un incremento en lo que es la desigualdad en la región.

En ese sentido, menciona que se producen migraciones que son especiales como la peruana, puesto que Perú crece económicamente y siguen viniendo ciudadanos de ese país a vivir a Chile, o cual se da por una red social que ya se ha conformado.

Incluso asiente que en Chile hay actividades que están siendo ocupados por extranjeros que los chilenos han dejado de realizar como es el caso de los temporeros en el campo y también un “incremento en el ingreso de la sociedad chilena en los últimos años ha incentivado a los muchos chilenos a buscar empleos en sectores de mayor estabilidad y menor precariedad”.

Y agrega que se ha transformado en receptor de migrantes por “el empleo y las posibilidades de acceso al consumo que básicamente no existe en otros países a través del crédito y de la deuda. Los migrantes, uno de los motivos que ellos buscan es acceder a una calidad de vida que pueden tener una vez que acceden al sistema financiero”.

Thayer también apunta que hasta el momento no existe una debacle migratorio en el país como lo han señalado algunos sectores que aplauden el “cierre fronterizo” a extranjeros, colocando mayores trabas burocráticas para conseguir las visas.

Hasta cierto punto no ocurre, porque si uno mira el ingreso por trabajo del extranjero es más alto en casi todos los índices. El ingreso per cápita de los migrantes es mayor porque son hogares más chicos que el de los chilenos que se divide en más cabezas. Además, los extranjeros tienen una tasa de actividad mucho más alta que los chilenos, es decir, los extranjeros tienen una tasa de actividad del 80% casi al 90% en algunos casos, mientras que el de los chilenos es del 55% al 56%”, menciona.

Dificultades para la estabilidad de migrantes

El profesor universitario señala que actualmente el departamento de extranjería está complicado para extender visas, debido a que tiene “plazos muy largos que mantienen a la gente en la etapa inicial, que es siempre la más precaria, con incertidumbre”.

Explica que el permiso de permanencia definitiva debería tardar dos años, pero actualmente la gente tiene que esperar siete u ocho años con permanentes visas temporales que “prolonga la posibilidad de poder arrendar una vivienda, la posibilidad de abrir una cuenta en el banco”.

Hay un número de dificultades derivadas de la mala gestión institucional de extranjería que redundan en una extensión de la época de precariedad, de la primera etapa de la precarización de la migración y que retrasan la estabilización de las trayectorias migratorias”, sostiene.

Thayer afirma que exponencialmente ha habido un incremento de la migración y todos lo saben, pero señala que lo que no ha habido es una “capacidad para la gestión migratoria que sea concordante con este aumento de extranjeros y estoy hablando del Departamento de Extranjería, de la Policía de Investigaciones y del mismo Registro Civil”.


recomendados

comenta esta noticia