La toma de 18 rehenes al interior de un autobús que un hombre mantenía secuestrado sobre el puente Río-Niteroi en Brasil, finalizó con el sujeto abatido por la policía brasileña tras un intercambio de disparos.

De acuerdo a las informaciones que se manejan en el sitio del suceso, un francotirador de la Policía Especial de Brasil disparó contra el secuestrador que amenazaba con quemar el vehículo, quien portaba bidones con combustible.

Unas cuatro personas de las 18 que inicialmente fueron retenidas por un desconocido habían sido liberadas tras el inicio de la toma de rehenes, de acuerdo a lo que reportan las autoridades.

El suceso, que comenzó a las 5.30 de la mañana hora local (8.30 GMT), ocurrió sobre el emblemático puente que comunica esas dos importantes ciudades de la región metropolitana de Río de Janeiro, y provoca un gran embotellamiento de tráfico desde las primeras horas de la mañana.

La portavoz de la Policía de Carreteras Federal, Sheilla Sena, dijo a los periodistas que según los primeros testimonios el hombre se identificó como policía militar, “poniendo a los pasajeros en peligro al amenazarlos que iba a incendiar el autobús, pero se desconoce cuál es el propósito real”.

La Policía Militarizada (PM), que negociaba la rendición del secuestrador, indicó a periodistas en el lugar de los hechos que la acción parece haber sido premeditada, aunque se desconocen los motivos que llevaron al individuo a secuestrar el autobús.

El vehículo había salido minutos antes desde Sao Gonçalo, el segundo mayor municipio del estado y también localizado en la región metropolitana de la capital fluminense, con destino al centro de Río de Janeiro.

El secuestrador liberó, casi dos horas después, a tres mujeres y un hombre, todos adultos, entre con intervalos de tiempo, y con una máscara en su rostro lanzó un objeto incendiario desde el interior del autobús para ratificar sus amenazas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí