Al cumplirse un año de la serie de episodios de contaminación en Quintero-Puchuncaví, Greenpeace acusó al Gobierno de no proteger a los habitantes de estas comunas, consideradas como zonas de sacrificio.

Un grupo de integrantes de la organización ambientalista realizó una manifestación en el centro de la capital para recordar el envenenamiento masivo que ha vivido esa zona. Una sirena de emergencia rompió la mañana del Paseo Ahumada, para dar cuenta de las constantes emergencias a la que está sometida la población de Quintero y Puchuncaví, convirtiéndolas en el “Chernobyl chileno”.

Hoy encendemos las alarmas porque se cumplen 365 días en que el gobierno no ha hecho nada para evitar que los derechos básicos de la población sigan siendo vulnerados. El plan de descontaminación establecido por las autoridades permite que a la fecha tengamos 243 episodios críticos desde octubre pasado, además de peaks por óxido de azufre que superan los límites tolerables para la salud humana”, dijo Mauricio Ceballos, vocero de la ONG.

El 21 de agosto del año 2018 se produjo una intoxicación masiva que dejó – según cifras oficiales – más de 1.700 personas que fueron atendidas en servicios de salud de las comunas de Quintero y Puchuncaví, lo cual dio inicio a una serie de episodios similares en las semanas siguientes, motivando una alerta amarilla por parte de la ONEMI recién el día 23 del mismo mes.

A raíz de dichos episodios nunca se tuvo conocimiento de los responsables, ni se hizo un diagnóstico claro de lo que vivieron las personas envenenadas, en su mayoría menores de edad, quienes sufrieron diversos síntomas incluso llegando varias personas a la parálisis temporal de sus extremidades. Estas intoxicaciones continúan constantemente y nadie hace nada”, explicó.

Además, el vocero de Greenpeace se refirió a la “omisión” que ha hecho el Gobierno para hacerse cargo del conflicto que afecta a esta zona de sacrificio, indicando que “pareciera ser que el Presidente ni las autoridades se dan por aludidas con todas las intoxicaciones registradas hasta ahora, los metales pesados en la tierra, la pérdida de biodiversidad y recursos marinos y especialmente con prolongar el carbón, con varamientos diarios en la costa y un plan de descarbonización insuficiente”.

Esta acción se enmarca en las actividades programadas por la comunidad y organizaciones sociales de ambas comunas, que conmemorarán el primer año desde que comenzaron las sucesivas intoxicaciones y envenenamientos de la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí