La historia de Kristine y Michael Barnett fue publicada por Daily Mail y cuenta sobre una familia inocente que adoptó a una adorable niña de 8 años, sin saber que se trataba de una sociópata, que además era adulta, disfrazada. Ellos habían empezado a notar que su hija no era exactamente como los otros niños y, un día, descubrieron la verdad, lo que los llevó a huir y a ser acusados de abandono, porque no todos pensaban que Natalia, su hija, era una adulta.

La pareja está por ir a juicio, fueron acusados de abandonar a la niña, pero ellos dicen que tuvieron que dejarla en Indiana y huir a Canadá para salvar sus vidas después de que ella intentó matarlos. Kristine Barnett le dijo a Daily Mail, desde una locación no identificada, que lo que les había pasado era exactamente como la película La huérfana.

Ellos adoptaron a Natalia, quien sufre de una forma de enanismo llamada spondyloepimetaphyseal displasia, en un centro de adopción en florida en 2010. La niña tenía un certificado de nacimiento de Ucrania que decía que había nacido el 4 de septiembre de 2003 (lo que significaba que ella tendría 6 años en el momento de la adopción). Supuestamente, la niña llevaba 2 años en Estados Unidos y su familia anterior la había abandonado por razones que no fueron compartidas.

Rápidamente la pareja se dio cuenta de que algo no estaba bien y Kristine dijo que, al bañar a la niña, notó que tenía características de un adulto. “Tenía periodos, Tenía dientes de adulto” explicó Kristine, quien además agregó que Natalia comenzó a actuar de forma violenta (en una ocasión atacó a un bebé, empujó a su mamá adoptiva a una reja eléctrica y comenzó a hacer amenazas de muerte). Además, tenía algunos comportamientos extraños y, en una ocasión, se paró y corrió, a pesar de que en el orfanato les habían dicho que ella no podía caminar. La familia buscó ayuda psiquiátrica para la niña, y fueron los médicos los que empezaron a sospechar que Natalia era una mujer adulta.

En 2012, una corte accedió a arreglar el certificado de nacimiento para reflejar la edad verdadera de Natalia, que se pensaba que era 22 años, y la familia decidió rentarle un departamento para que pudiera vivir sola y recibir la ayuda que necesitaba. Después la familia decidió mudarse a Canadá, donde su hijo Jacob, quién tiene una forma de autismo, se encontraba viviendo.

Todo parecía solucionado, pero en 2019 los Barnett fueron arrestados y fueron acusados de negligencia después de que el Peyton Manning Children´s Hospital contradijera los reportes de los médicos y asegurara que Natalia en verdad tenía 8 años.

La corte creyó que Natalia era una niña que había sido abandonada. En el momento en el que los cargos fueron presentados, otra familia que creía que Natalia era una niña había pedido la custodia. Los Barnett mantienen que Natalia es una adulta y tendrán que demostrarlo cuando aparezcan en la corte en octubre de este año.

Fuente: GQ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí