Quien era hasta el martes de la semana pasada subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry, insiste en su inocencia de haberse pasado tres luces rojas, de haber lanzado garabatos a un inspector municipal y que su hermana haya intercedido para evitar la multa, afirmando que todas las acusaciones son falsas y que espera que una investigado el hecho se produzca un “vuelco a favor de mi honra”.

Dije que los hechos allí descritos son falsos, que jamás había pasado tres luces rojas, menos que hubiera insultado a nadie y mucho menos que hubiese sido objeto de infracción y agregué, aunque no era necesario hacerlo porque es un hecho de mi vida privada, que en el auto se encontraba mi madre de 82 años y mi hija de 13. Eso era lo que estimé relevante de explicar a la opinión pública”, afirmó.

En cuanto a las especulaciones de que al interior del vehículo iban otras personas, Salaberry sostiene en entrevista con El Mercurio que “¿en qué cambia la falsedad de la imputación que se me hace si en el auto iban otros miembros de mi familia? Expliqué que iba mi madre y mi hija, con el objeto de relatar lo absurdo de la acusación y que era una actividad familiar, como la que tiene cualquier otra persona un día domingo, en un auto particular”.

El exsubdere también reiteró que espera que se aclare en la investigación la acusación de las luces rojas y determinar “quiénes y por qué idearon esta falsedad. Luego de concurrir al tribunal hemos recogido información que permita llegar hasta el fondo en esta materia y la entregaremos al fiscal correspondiente”.

Salaberry también descarta que haya habido tráfico de influencias como asegura la denuncia, indicando que “lo que hizo mi hermana fue llamar a la central de comunicaciones (de Ñuñoa), como lo haría cualquier vecino. No llamó ni al alcalde ni a ninguna autoridad municipal. Decir que eso es tráfico de influencias es completamente absurdo y tengo la certeza de que eso quedará aclarado en la investigación. Cuando se sepa la verdad, habrá un vuelco en defensa de mi honra”.

A pesar que no lo señala directamente, Salaberry insinúa la tesis de un “complot” en su contra, ya que menciona que “lo primero es que la ley obliga a todo funcionario público a enviar al tribunal cualquier infracción de tránsito al siguiente día hábil. En este caso nadie ha explicado por qué envían el parte el miércoles siguiente, y lo más importante, por qué la información es filtrada a un medio de comunicación antes incluso de su ingreso al Juzgado de Policía Local”.

Espero que al término de la investigación que está llevando adelante el Ministerio Público y la que debe hacer para acreditar si hubo o no infracción por parte del Juzgado de Policía Local, esclarezca la verdad y eventualmente saber quiénes están detrás de estos hechos”, aseguró.

Respecto a los cuestionamiento que hicieron algunos parlamentarios de Renovación Nacional luego que se conociera la denuncia, el exsubsecretario precisa que “como coalición de gobierno deberíamos tener especial preocupación ante expresiones que puedan inducir a no presumir la inocencia de una persona. En eso hay que ser prudente”.

Piñera y la salida de Salaberry

En tanto, en el mismo diario el Presidente Sebastián Piñera se refirió al tema, indicando que “la Subdere es muy importante, por eso me pareció oportuno y él estuvo de acuerdo con renunciar para poder dedicarse a su defensa y para que el Gobierno pudiera seguir impulsando con toda la fuerza del mundo la agenda de las regiones”.

Respecto a las acusaciones, el mandatario sostiene que “Felipe Salaberry niega absolutamente haberse pasado luces rojas, haber tenido un altercado con el funcionario, pero la situación llegó a un punto en que pensé que era mejor que él se dedicara a su defensa, porque la Subdere es demasiado importante para todas las regiones, para todas las comunas de Chile. La próxima semana vamos a designar al nuevo director de la Subdere”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí