Una victoria con visos de fracaso tuvo este domingo el izquierdista Frente Amplio en las elecciones presidenciales de Uruguay. La coalición de izquierdas que gobierna desde hace 15 años enfrenta una segunda vuelta en clara desventaja ente el bloque de la derecha liderado por el partido Nacional.

Así, con el 99,96% escrutado, el Frente Amplio logró el 39,2% de los votos. Así, respecto a las elecciones de 2014, la coalición liderada por Daniel Martínez habría perdido unos seis puntos.

El gran vencedor de la jornada fue sin duda Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional, que supera el 28,6% de los votos y llega a la segunda ronda, programada para noviembre, con altas opciones de convertirse en presidente.

Lacalle Pou tiene ahora el desafío de conformar un bloque que una al Partido Colorado (que tiene el 12,3%) y a Cabildo Abierto (10,9%), formación creada este año por el militar Guido Manini Ríos, ex comandante en jefe del Ejército destituido por el presidente Tabaré Vázquez por sus declaraciones contra el Ejecutivo y la justicia en el marco de violaciones de los derechos humanos de la dictadura (1973-1984). Uno de cada 10 uruguayos votó a Cabildo Abierto, lo que marca la irrupción de la extrema derecha en la política uruguaya.

Nada más conocerse los resultados, el líder del Partido Colorado, el economista Ernesto Talvi, fue tajante, pidió el voto por Luis Lacalle Pou y anunció que haría campaña por el Partido Nacional. En un primer momento Talvi se había negado a una alianza que incluyera a Cabildo Abierto, aunque en el correr de la campaña fue modificando su posición. Por su lado, Guido Manini Ríos también pidió el voto por Luis Lacalle Pou y anunció acuerdos programáticos con las dos fuerzas conservadoras para promover en su agenda temas como la economía y la lucha contra la inseguridad ciudadana.

En un clima de euforia, Luis Lacalle Pou fue el último en hablar este domingo, y en su discurso señaló que el Gobierno que propone es multicolor —refiriéndose a la coalición de la derecha—, pero liderado por el Partido Nacional. Por ello pidió humildad a sus compañeros para hacer posible una alternancia al Frente Amplio compuesta por varias formaciones.

A partir de ahora empieza otra campaña, con una confrontación directa entre dos proyectos de país y dos candidatos a presidente: Daniel Martínez, de 62 años, y Luis Lacalle Pou, de 46. Martínez, ingeniero, exministro de Industria y exalcalde de Montevideo, confía en mostrar una imagen de más confianza que la que proyecta Luis Lacalle Pou, hijo y bisnieto de dirigentes del Partido Nacional, que se presenta por segunda vez a las elecciones y ha tenido cargos de diputado y senador. También habrá una clara confrontación izquierda-derecha, con propuestas programáticas diferentes y probablemente un duro enfrentamiento de ideas.

Este domingo se votaba un plebiscito presentado por sectores del Partido Nacional que planteaban una reforma constitucional de corte represivo como respuesta a la inseguridad ciudadana. Pero la plataforma Vivir sin Miedo no logró sus objetivos y no alcanzó el 50% de los votos para introducir medidas como la pena de reclusión permanente y la creación de una Guardia Nacional con integrantes de las Fuerzas Armadas, entre otras medidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí