Las manifestaciones de las últimas dos semanas acaban de dejar dos nuevas víctimas en la agenda del gobierno, esto luego que el Presidente Sebastián Piñera anunciara hace pocos instantes que nuestro país acaba de renunciar a la organización de la APEC y la COP25.

Este doble golpe es especialmente duro para la agenda e imagen internacional del país que había llevado adelante la actual administración, grandes eventos en los que había apostado gran capital político exterior y anunciados como grandes triunfos diplomáticos. Implica además un golpe demoledor a las aspiraciones de liderazgo internacional que había intentado llevar adelante el mandatario, y que ya había sufrido varios reveses políticos en el caso de Venezuela.

En Palacio confirmaron, por otra parte, que el Presidente habló con el Secretario General de la ONU, quien habría indicado que entendía plenamente las razones del país al renunciar a la organización de la COP, que estaba programada entre el 2 y 13 de diciembre próximos.

Cabe recordar, además, que la semana pasada, luego de asistir a la Comisión de DDHH del Senado, el General Director de Carabineros había adelantado que, para la protección integral de la APEC, y considerando especialmente el alto nivel de los personeros extranjeros que asistirían al foro el 16 y 17 de noviembre, se requerirían alrededor de cuatro mil efectivos. Tomando en cuenta que los movimientos ciudadanos parecen lejos de finalizar, esa cifra parecía compleja de alcanzar sin desproteger las calles.

Al respecto, el presidente señaló que “nuestro gobierno y con profundo dolor -porque este es un dolor para Chile- ha resuelto no realizar la Cumbre de APEC que estaba programada para el mes de noviembre, y tampoco la cumbre de la COP, que estaba programada para el mes de diciembre”.

“Sentimos y lamentamos profundamente los problemas y los inconvenientes que esta decisión va a significar tanto para la APEC como para la COP, pero como presidente de todos los chilenos tengo siempre que poner los problemas e intereses de los chilenos, sus necesidades, anhelos y esperanzas primeros en la fila”, añadió.

Además, explicó que “nuestra primera preocupación y prioridad como gobierno es concentrarnos absolutamente en restablecer plenamente el orden público, la seguridad ciudadana y la paz social; segundo, impulsar con toda la fuerza y la urgencia que se requiere la nueva agenda social para responder a las principales demandas de nuestros ciudadanos; y tercero, impulsar un amplio y profundo proceso de diálogo para escuchar a nuestros compatriotas a lo largo y ancho de Chile, y también un proceso de acuerdos y diálogos con las distintas fuerzas políticas para lograr los acuerdos necesarios en el congreso, para aprobar las leyes que le van a dar vida a la nueva agenda social”.

Junto a lo anterior, el mandatario reiteró el profundo compromiso del país tanto con la APEC como la COP25, resaltando especialmente que “el 73% de nuestras exportaciones van a países de la APEC y por tanto este no es un foro que sólo interesa a los líderes, este es un foro que le interesa a todos los chilenos. Más de 40 mil empresas chilenas participan en el comercio exterior y generan más de 2,8 millones de empleos que son necesarios para las familias chilenas. También quiero mencionar que la participación de Chile en la APEC es un poderoso instrumento para crear más y mejores empleos para nuestros compatriotas, para generar más y mejores oportunidades para nuestras empresas y muy especialmente la micro, mediana y pequeña empresa, y para crear condiciones de una vida de mejor calidad para todos los chilenos”.

Cabe señalar que, de acuerdo a lo señalado preliminarmente en La Moneda, nuestro país mantendría la presidencia pro tempore de la COP25, pero se desconoce hasta el momento si el evento medioambiental se desarrollará en otro país. En ese sentido, hace seis días la senadora Ximena Rincón propuso derechamente trasladar la COP a Costa Rica, señalando en aquel momento que “si bien no se pueden dejar de lado las decisiones sobre el medioambiente que se tomarán en la COP25, la situación del país requiere que nos aboquemos a Chile“.

Por otro lado, apenas 5 días atrás, el ministro de Relaciones Exteriores había confirmado la realización de la APEC:


Hoy, sin embargo, se le notó especialmente incómodo durante la intervención del Presidente Piñera, y a su término se retiró inmediatamente de Palacio, acompañado por la ministra Schmidt, sin hacer declaraciones, y con cierta molestia. Claramente la caída de un evento de alcance internacional de esta categoría, a tan poco tiempo de su realización y que había requerido tantos esfuerzos, no debe haber sentado bien en el ministro y su equipo, independientemente de las razones para esta renuncia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí