La Cámara de Diputados de Bolivia ha aprobado este sábado el proyecto de Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la convocatoria y realización de nuevas elecciones generales en el país, por lo que ya ha sido remitida a la autoproclamada presidenta interina, Jeanine Áñez, que la promulgará este domingo a las 10.00 horas (hora local).

“No habiendo mayores consideraciones, queda sancionada la presente ley, remítase al Órgano Ejecutivo para fines constitucionales”,
ha precisado el presidente de la Cámara, Sergio Choque, al término de la sesión, ha recogido la agencia de noticias boliviana ABI.

Previamente, la ley, que consta de de 24 artículos y cinco disposiciones finales, ha sido aprobada por el Senado de Bolivia de forma unánime.

De acuerdo con la Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la Realización de Elecciones Generales, se deja sin efecto legal los comicios realizados el 20 de octubre y se da lugar a nuevos comicios para elegir a mandatarios.

Sobre la elección de vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la norma señala que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) realizará un nuevo proceso de elección, en un máximo de hasta 20 días calendario, desde la aprobación de reglamento.

El senador por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Ciro Zabala, parte de la Comisión de Constitución en el Senado que presentó el anteproyecto, ha destacado la relevancia de esta norma.

“La Ley de esta ley tiene un régimen excepcional y transitorio. Es estrictamente para la coyuntura de este momento, que tiene como obligación apaciguar el país y que podamos convivir entre bolivianos en vez de matarnos entre nosotros”, ha apuntado Zabala en su intervención en el pleno, según recoge la agencia de noticias boliviana Fides.

LA CRISIS POLÍTICA

El Presidente Evo Morales, del MAS, dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara “irregularidades” en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyos resultados oficiales le concedían un cuarto mandato.

Días después llegó a México, donde se encuentra en calidad de asilado político. El antiguo inquilino del Palacio Quemado denuncia que ha sido víctima de un “golpe de Estado” y, en consecuencia, no reconoce a su sucesora interina, Áñez.

En este mes de protestas, más de 20 personas han muerto y más de 700 han resultado heridas. La gran conflictividad en El Alto ha impedido abastecer de combustible La Paz, lo cual ha generado escasez de productos básicos, incluidos alimentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí