Un tenso encuentro entre Mesa de Unidad Social y Gobierno en La Moneda se desarrolló esta mañana en el Palacio de La Moneda por más de dos horas.

La reunión no se adelantaba fácil, en medio de las demandas de la Mesa y sus críticas contra el gobierno y los representantes políticos en el Congreso. Más aún, para los representantes de la Mesa asistentes a esta cita, el piso de las discusiones con el gobierno son sus propias demandas.

(LEA: Pliego de Chile-Mesa de Unidad Social Bloque Sindical)

Y mientras se iniciaba la reunión a la que les había invitado el propio ministro del Interior (y que no se pudo realizar ayer miércoles a causa de la imposibilidad de llegar a tiempo por parte de los dirigentes portuarios desde Valparaíso, por el incendio que cortó la Ruta 68), en paralelo el Presidente Piñera presidía la graduación de un nuevo contingente de la PDI, haciendo énfasis, una vez más, en la agenda de seguridad por sobre la agenda social, marcando nuevamente el eje fundamental sobre el que se está sosteniendo el gobierno para enfrentar la crisis social.

(LEA: Piñera reitera combate contra un “enemigo poderoso” y dice que chilenos tienen el “deber” de defenderse)

Al término del encuentro, los dirigentes del bloque sindical de la Mesa de Unidad Social enfrentaron en bloque los micrófonos de los medios, con un fuerte discurso rechazando el ¿énfasis en la agenda de seguridad que ha puesto el gobierno y reiterando los puntos fundamentales de su propia propuesta como base de negociación.

Así, y con un vistoso parche en su ojo izquierdo, haciendo alusión a los más de 200 personas afectadas por heridas oculares en estos 40 días de manifestaciones, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, señaló que “hemos sido muy claros en que no estamos disponibles para una negociación a espaldas de la gente, que no es ese nuestro ánimo, que son ellos los que tienen que dar respuestas ahora a los planteamientos que se han hecho. Nosotros valoramos que haya habido este primer diálogo, pero en esos términos”.

Con ello, el dirigente precisó que “aquí hay insuficiencia en los gestos, le pusimos cada uno de los casos. En el tema de DD.HH. creemos que es totalmente insuficiente que el Gobierno declare que está en su favor, pero sigue habiendo mutiladores, torturadores, violadores que sigan libres”.

Añadió además que la “palabra negociación” está “desacredita” al ser entendida como una “transacción”.

En tanto, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, indicó que “él (Blumel) se ha comprometido a poder gestionar rápidamente con las distintas carteras el debate de estas medidas, pero nosotros hemos vuelto a insistir: acá no se trata de una negociación porque no es que partimos del piso de los proyectos de ley que el ejecutivo ha ingresado y nosotros tenemos el techo que es nuestro pliego; acá nosotros vinimos a escuchar respuestas sobre el pliego y sobre eso esperamos que se sigan pronunciado los distintos actores”.

Agregó también que “hoy vinimos a escuchar una respuesta sobre la agenda social. En la medida que el ejecutivo tenga celeridad para responder a la agenda social evidentemente tendremos que evaluar cuáles son las acciones que vamos a desarrollar. No nos hemos movilizado por capricho, nos hemos movilizado porque no tenemos respuesta a las demandas sociales y eso es lo que le hemos venido a plantear al ministro, entendemos que él tiene una posición distinta y si la voluntad de dialogo es real, eso tiene que constituirse entonces en hechos concretos que al menos, ahora, en este minuto, no tenemos y esperamos que sean las señales que el ejecutivo entregue en el corto andar”.

Mientras, el dirigente de No+AFP, Luis Mesina, dijo que el ministro del Interior se abrió a la posibilidad de “transitar en la perspectiva del reparto (…) No basta con las palabras, es fundamental detener la agenda legislativa que el Congreso pretende seguir llevando adelante”.

Añadió también que “exigimos respeto a los DD.HH. Queremos vivir en paz, y eso no es un mero discurso. Hemos pedido que el Gobierno haga un esfuerzo contundente, pero no bastan las palabras”, sentenció.

Por su parte, José Pérez de la Anef, declaró que “hemos dicho claramente que no hemos venido a negociar, vinimos a colocar los puntos que están en el petitorio (de la mesa Social) que son de público conocimiento, y queremos hacer eco de esta posibilidad de que el gobierno responda, pero responda con claridad y oportunamente y a la ciudadanía”, precisando que se debe considerar también la demanda por la agenda constituyente y no seguir con la negociación de acuerdos “en la cocina”.

Se habló con franqueza

Por su parte, e instantes después que los dirigentes de la Mesa Social se retiraran de La Moneda, el ministro Gonzalo Blumel, acompañado por los subsecretarios Rodrigo Ubilla y Claudio Alvarado, evaluó positivamente el encuentro que mantuvo con estos representantes,

Y aun cuando la Mesa hizo hincapié en que no habían venido a negociar sino sólo a presentar demandas, el titular de Interior señaló que se habló de todos los temas que están en la agenda con mucha franqueza.

“Pudimos dialogar sobre los temas fundamentales que tenemos hoy día en la discusión pública, fundamentalmente los temas de las reformas sociales que la ciudadanía (…) que el país nos está planteando y que como Gobierno hemos venido impulsando en la última semana”, detalló.

Por ello, Blumel reiteró que “fue una buena reunión”, donde “se plantearon las posturas con muchísima franqueza (…) el diálogo es el camino y el diálogo en democracia es la fórmula para poder avanzar en superar los momentos complejos… difíciles que hemos tenido en nuestro país en las últimas semanas”.

Además, aseguró que “es importante que las fuerzas sociales, en conjunto con las fuerzas políticas, puedan sumarse a este proceso y así, de esta manera, ir abordando todas las materias (…) que son los temas que ha planteado la gente en materia de pensiones, en materia de ingresos, en materia de empleo, en materia de salud”.

Consultado por la situación de Fabiola Campillay, quien recibió en su cara el impacto de una bomba lacrimógena lanzada por Carabineros quedando con ceguera total, el titular de Interior indicó que “hablamos efectivamente de ese caso muy doloroso, muy lamentable (…) y de otras situaciones que han venido ocurriendo en los últimos días y nosotros como Gobierno ratificamos nuestro compromiso ¿Y cuál es nuestro compromiso? Nuestro compromiso es que el orden público, que es un valor fundamental, va de la mano con un respeto por los Derechos Humanos”, añadiendo que en caso que se vulneren los derechos fundamentales de las personas la justicia va a investigar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí