03/12/2019

“Si hay un responsable es este ministro”: Canciller reconoció que fue él quien sugirió no realizar la APEC y la COP25 en el país

“Si hay un responsable es este ministro”: Canciller reconoció que fue él quien sugirió no realizar la APEC y la COP25 en el país

Ministro de RR.EE. afirmó que pese a estas cancelaciones el prestigio internacional del país no se vio menoscabado.


Durante la sesión de la comisión revisora por la acusación constitucional en contra del presidente Sebastián Piñera, el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, reconoció ser quien sugirió no efectuar en nuestro país las reuniones internacionales APEC y COP25.

“Si hay que buscar un responsable, ese es este ministro de Relaciones Exteriores, no otro. Así que aquí estoy. Yo fui el que propuse no realizar APEC ni COP y quiero precisar porqué”, partió el jefe de la diplomacia nacional ante los cuestionamientos del diputado Boris Barrera (PC).

Cabe recordar que ambas actividades fueron canceladas por el mandatario el pasado miércoles 30 de octubre, tras arreciar las movilizaciones sociales en las calles del país.

“Primero, APEC, lo que no se realizó en Chile fue la cumbre final de jefes de Estado y de altos empresarios, pero todo el año la Cancillería trabajó en la APEC y principalmente trabajó para que hubiera mayor inclusión de la mujer en el comercio, defensa de los mares, sanción de la pesca ilegal y una economía digital o 4.0″, explicó el Canciller para aclarar que lo que finalmente no se efectuó “fue la reunión final, la pompa. Todo se hizo y se le está entregando como corresponde a Malasia, que es el país que sigue”.

Explicó a continuación que “no era posible realizar eso en Chile por la sencilla razón que era obvio que eso conlleva un glamour que no estaba a los tiempos. Era lógico que eso no se podía realizar por mucho que las grandes potencias, China y Estados Unidos, querían que se realizara para que ellos se pudieran juntar a firmar el acuerdo (que daría fin a la guerra comercial)”.

Precisó también que “el Presidente no podía destinar 20 de los 60 días finales del año a dos cumbres que desde el punto de vista de la seguridad era posible resguardar. Era posible hacerlo absolutamente con uno, dos y tres cinturones de seguridad. Era posible que los jefes de Estado vivieran el mundo de Bilz y Pap, pero no era políticamente conveniente, no era una señal como la que tenía que darse”, aunque sin hacerse eco de o señalado poco antes de la cancelación del evento por el general Mario Rozas, quien indicó a la salida de una reunión de seguridad en el Congreso que para la protección adecuada de las altas autoridades asistentes debía contar con 4.000 efectivos.

“Finalmente, respecto de la COP, no era posible suspenderla y dejar la APEC o hacerlo viceversa. Cuando se quemaron las estaciones (de Metro) por anarquistas o terroristas (…) realizar la COP se tornó imposible”, añadió, destacando que “se esperaban 20 mil personas del extranjero, de las cuales seis mil iban a llegar con pasaportes oficiales a los cuales había que resguardarles su seguridad”.

Sin embargo, destacó que la imagen del país no sufrió menoscabo pese a estas cancelaciones.

“Es tanto el prestigio del país que cuando se llamó al secretario general de la ONU para comunicarle que no se iba a hacer la COP en Chile, se propuso buscar otro lugar y que Chile siguiera con la presidencia”, señaló, agregando que, de haber tenido el país un castigo de corte social o internacional, la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, no sería presidenta ejecutiva del encuentro. “Es más, la COP hoy día se llama COP Chile (…) y abajo, Madrid”, ejemplificó.


recomendados

comenta esta noticia