El fiscal nacional Jorge Abbott salió a frenar en seco las críticas del Gobierno a la labor que desarrolla el Ministerio Público en medio de la crisis social en cuanto a la persecución penal de detenidos en saqueos y vandalismos, asegurando que la idea del Ejecutivo es llevar a una sede penal un conflicto que es político y social.

De esta forma respondió el fiscal a los cuestionamientos hechos por el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien aseguró que “muchas veces la Fiscalía no nos acompaña y básicamente los detenidos quedan rápidamente en libertad, ni siquiera van a controles”.

En ese sentido, Abbott dijo a radio Cooperativa que “desgraciadamente vemos con preocupación que se tata de llevar a sede penal un conflicto de carácter social y político, cuyos responsables no han tenido la capacidad de poder solucionar”.

Y sobre las palabras de Ubilla, precisó que “el subsecretario del Interior y los ministros del Interior de todos los gobiernos, cada vez que hay un procedimiento policial exitoso, aparecen junto con las policías, a veces con los oficiales (…) pero cuando hay fracasos o teóricamente críticas, no, es el Ministerio Público. Es decir, las utilidades las hace el Ministerio del Interior y las pérdidas, el Ministerio Público”.

En cuanto a la apreciación que tiene el Ejecutivo del trabajo que hacen las fiscalías, Abbott señaló que “la realidad desmiente” la crítica porque “hasta el 22 de noviembre hemos pasado a control de detención a más de 30 mil personas, hemos formalizado a más de 20 mil y tenemos más de dos mil personas en prisión preventiva”.

Algunas afirmaciones que parten de una ignorancia realmente increíble, un senador de la República me decía que ‘los fiscales tienen que estar en el sitio del suceso para ordenar las detenciones’ y eso no es entender nada cómo funciona el sistema. Los fiscales actuamos una vez que se ha cometido el delito y llegamos al sitio que ya se encuentra aislado por las policías buscando pistas o algún antecedente. Se está hablando desde la más ignorancia absoluta”, afirmó el persecutor.

Además, insistió en la necesidad de distinguir entre las personas que han sido detenidas desde el estallido social el pasado 18 de octubre, indicando que “hay personas que han cometido hechos violentos respecto de los cuales nuestra política es clarísima, tenemos que ser particularmente severos en la represión de ese tipo de conductas. Por ejemplo, la quema del metro que es una investigación compleja”.

Y añadió que “las personas que promovieron, que llevaron adelante esos incendios, por cierto, que el Ministerio Publico, una vez establecida sus identidades, va a buscar la mayor de las sanciones, pero por Dios, respecto de aquellas personas que ingresaron una vez que estaban los supermercados abiertos y sustrajeron algunas especies, no nos pidan las penas del infierno”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí