Ya dejamos atrás el frío y superamos las heladas en nuestro jardín. Si bien la primavera es la estación preferida de los agricultores y jardineros porque posee un clima idóneo para cultivar plantas y llenar el jardín con flores, las altas temperaturas provocan otros tipos de problemas de los cuales hay que estar conscientes para aprovechar al máximo nuestro jardín y que se llene de vida.

El aumento de temperatura y la humedad – factores que aparecen en esta estación – provocan la proliferación de plagas, que pueden ser insectos, ácaros y moluscos, que se alimentan de las plantas y se desarrollan sobre las hojas y ramas de estas, impidiendo su normal crecimiento y floración. Es por esto, que cuando vayamos observando nuestro jardín debemos tomar medidas para revertir estas condiciones y combatir las plagas y hongos.

Sabemos que cuidar de nuestro jardín en esta época puede ser un poco más trabajoso y por eso, Cristina Peldoza, ingeniera asesora de la Plataforma Facility Management (FM) de Sodexo, nos recomienda algunos cuidados simples para tener un jardín más agradable y sano.

Limpia el jardín.
Tenemos que empezar por oxigenar la tierra, por lo tanto, elimina todo el resto de hojas, semillas, pétalos y flores marchitas. También es necesario quitar toda la maleza o malas hierbas que han proliferado en nuestro jardín, que, si bien son inofensivas para las plantas que ya han crecido, pueden acaparar los nutrientes de las flores que justo van a florecer en esta época.

Riega con mayor frecuencia.
Si bien se espera que el sol sea más potente en verano, hemos experimentado altas temperaturas estos últimos días, y las plantas para reanudar su crecimiento, luego del invierno, necesitan más agua. La recomendación es regar todos los días cuando ya sea de noche, ya que en el día el agua se evapora más rápido.

Poda las plantas.
En primavera se dan las condiciones perfectas para que las plantas y árboles comiencen a crecer más. Para facilitar ese crecimiento es necesario quitar las ramas muertas, las que estén secas y débiles, y también las que no dieron ni flores ni frutos.

Corta el césped más seguido.
Al igual que las flores y los árboles el césped también necesita ser cortado para crecer con mayor facilidad. La recomendación es cortarlo por lo menos una vez a la semana desde octubre hasta marzo.

Abona.
Cuando cortamos semanalmente el pasto, el suelo pierde sus nutrientes y para devolvérselos es necesario abonarlo. Lo más recomendado es usar abono natural como el que se obtiene a través del compostaje.

Evita plagas.
El combate de la plaga varias de acuerdo a la plaga existente y es efectivo que en primavera las plagas aumentan por las condiciones climáticas y el crecimiento de la planta. En algunos de estos escenarios es posible utilizar controles naturales en base a productos como el ajo, tabaco y aceites.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí