El fiscal nacional, Jorge Abbott, señaló que no existen diferencias entre el Ministerio Público y el Gobierno, ello tras la polémica entre ambas instancias, surgida a propósito de las afirmaciones del Presidente Piñera acerca de la injerencia extranjera en los hechos de violencia que se registraron en el Metro, y la existencia de grupos organizados con tecnología de punta.

En este sentido, confirmó que el Gobierno le entregó algunos antecedentes “en un sobre cerrado”, que darían cuenta de la existencia de una eventual organización extranjera que habría estado detrás de los ataques a las estaciones de Metro, durante el inicio del estallido social.

Por su parte, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel fue tajante el señalar que “no tiene ningún sentido seguir polemizando” sobre este tema, indicando que “esto no se trata de relaciones entre personas, se trata de un mandato institucional y de relaciones entre instituciones para hacernos cargos de un deber fundamental que es asegurar el ejercicio de las libertades de las personas”.

La máxima autoridad del Ministerio Público y el ministro del Interior participaron en La Moneda del Consejo Nacional de Seguridad Pública, instancia liderada por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y a la que asistieron también representantes del Ministerio de Justicia, la Defensoría Penal Pública, Poder Judicial, Carabineros y la PDI.

¿Quién tiene la razón?

La expectación era grande considerando el cruce de declaraciones que protagonizaron la ministra Karla Rubilar con el fiscal Metropolitano Oriente Manuel Guerra y el propio Abbot a propósito de las afirmaciones del Presidente Piñera.

Así, el Guerra había manifestado que hasta ahora no tenían antecedentes concretos “que den cuenta de algún grupo que haya actuado desde afuera o de un grupo de extranjeros”, mencionando también que “los niveles de organización que nosotros hemos podido identificar son de bastante precariedad”.

Ante ello, la Vocera de gobierno respondió este miércoles que “nos quedamos, obviamente, con las declaraciones del mismo fiscal nacional, que dice que hay indicios en esta materia y que es necesario investigar en esa línea”, añadiendo acerca de si el Mandatario había hecho entrega de los antecedentes a la Fiscalía que: “Créanos que la información que existe está puesta a disposición de la Fiscalía también por los organismos de la inteligencia”. Todo ello, aderezado con una solicitud al Ministerio Público de poner celeridad en las indagatorias.

Y justamente antes de llegar a la reunión de Consejo Nacional de Seguridad Pública en La Moneda, Abbot puso más bencina al fuego saliendo a desmentir las de la titular del Segegob, según consignó el diario la Tercera: “no existe ninguna contradicción entre lo que ha afirmado el fiscal Guerra y lo que he dicho yo con anterioridad a esta fecha. El Ministerio Público no ha recibido ningún antecedente o información de los organismos de inteligencia, ni ningún otro órgano del Estado, que tenga relación con la existencia de organizaciones que hayan estado detrás de estos atentados”.

Más aún, aludiendo a las declaraciones del Presidente de la República acerca de organizaciones criminales detrás de los atentados, subrayó que “eso es absolutamente falso” y que “jamás he señalado eso. Lo que he señalado es que es indispensable desarrollar las diferentes líneas de investigación, entre ellas, la existencia de organizaciones que puedan estar detrás de algunos de los atentados realizados en el último tiempo en el país”.

Además, la máxima autoridad nacional de la Fiscalía recalcó que “todo esto que he dicho fue refrendado en el consejo de fiscales de la semana pasada: a ningún fiscal regional del país le ha llegado información de inteligencia del gobierno, ni ninguno ha identificado organizaciones criminales tras incendios, atentados al Metro y otros”.

Limando asperezas a puerta cerrada

Pese a esta dura guerrilla de declaraciones desatada, la reunión del Consejo transcurrió en un clima normal y, como lo recalcó el propio Blumel, fue un encuentro bastante satisfactorio, donde todos se quedaron con “tareas para la casa”.

Y fue al término del encuentro que el ministro y el fiscal nacional se dedicaron a abordar, en un cara a cara a puertas cerradas, la crisis de confianza entre el gobierno y el Ministerio Público, buscando acercar posiciones y, ante todo, encontrar un discurso lo más consensuado posible para enfrentar a los medios en La Moneda y que desescalara esta crisis.

Así, el primero en enfrentar los micrófonos fue Abbot, quien de entrada afirmó que “hoy día se nos ha entregado alguna información de fuentes abiertas, no información de Inteligencia, puesto que esa información debe entregarse a través de los mecanismos legales (…) es decir, deben entregarla al Ministerio Público las jefaturas de Inteligencia de cada una de las instituciones que tienen aparatos de Inteligencia”.

Al profundizar en torno a esta información recibida de fuentes abiertas, indicó que se refiere a que cualquier persona pudo haberla obtenido, por ejemplo, a través de redes sociales.

En todo caso, aclaró que la información consolidada por los organismos de Inteligencia debería estar lo más pronto posible en manos de la Fiscalía.

“Esa información, se nos ha señalado, que se nos va a hacer llegar a la brevedad (…) y, en consecuencia, lo que he recibido ahora ha sido una información de fuentes abiertas para que nosotros podamos tener un contexto mayor de información”.

Llegando al centro de la polémica pública entre Gobierno y Fiscalía, Abbot comentó que no existen asperezas que limar porque “no ha existido ninguna polémica”; ello pese a las constantes presiones de La Moneda para acelerar las investigaciones.

Finalmente, y acompañado por una silente subsecretaria de Prevención del Delito, fue el turno del ministro del Interior quien, al referirse a la información que manejan respecto a intervención extranjera, dijo que aún la están analizando, precisando que “la información de inteligencia es información delicada que se tiene que ir consolidando”, y añadió que pronto será enviada vía mecanismos oficiales al Ministerio Público.

En este sentido, Blumel destacó que “se entregó información extraordinariamente sofisticada a partir de análisis con tecnología de big data, con tecnología de la información que da cuenta de antecedentes que son importantes y también vamos a seguir entregando antecedentes a través de los procedimientos que establecen las leyes”.

Asimismo, fue tajante al afirmar que “todas las instituciones, y en particular la Fiscalía, tienen las herramientas que la ley le mandata, que la Constitución les entrega, para realizar las investigaciones. Entonces, aquí cada institución tiene que poner de su parte y, por cierto, lo que tenemos que lograr es que las instituciones colaboren.

Precisó además que “esto no se trata de relaciones entre personas, se trata de un mandato institucional y de relaciones entre instituciones para hacernos cargos de un deber fundamental que es asegurar el ejercicio de las libertades de las personas y para esto las instituciones tienen que cumplir su mandato, cada uno cumple un rol, esta es una cadena que se tiene que articular, las policías, la Fiscalía, la Defensoría Penal, el Poder Judicial”.

Y para dar término a la polémica, concluyó diciendo que “no tiene ningún sentido seguir polemizando. Yo simplemente voy a citar al director de la PDI (Héctor Espinosa) que señaló públicamente que hay indicios de grupos organizados. El fiscal (Héctor) Barros también señaló en concreto que hay indicios de eventual participación de grupos organizados. Comprenderá que las investigaciones y la información en particular de inteligencia e información delicada que se tiene que ir consolidando”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí