Las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas, conocidas como “Cascos Azules”, que entre 2004 y 2017 cumplieron misión en Haití, dejaron en su paso por ese país a más de un centenar de hijos, de acuerdo a lo que revela una reciente investigación académica, la cual también dejó al descubierto abusos y explotación sexual cerca de las 10 bases de la ONU en el país caribeño y los hijos de estos militares se conocían como ‘petit Minustah’ (niños de la Misión de la ONU para la Estabilidad en Haití).

A dos años del cierre de las misiones de la ONU para la estabilidad y la promoción del Estado de derecho, el diario estadounidense The New York Times publicó un escabroso estudio de International Peacekeeping, que sostiene que niñas de tan solo 11 años fueron abusadas sexualmente, mientras que otras quedaron embarazadas de parte de tropas internacionales asentadas en ese país.

[Lea el estudio original, en inglés, AQUÍ]

Los investigadores señalan que los soldados ponían unas cuantas monedas en sus manos ‘para dejar caer un bebé’, según los testimonios de unas 2.500 personas entrevistadas.

El estudio muestra que Uruguay fue el país con tropas en Haití con mayor cantidad de hijos abandonados seguido por Brasil, mientras que Chile se ubica en el cuarto lugar.

Asimismo, señalan el estigma social con el que luchan los infantes y sus madres, además de la pobreza que es habitual en Haití.

De acuerdo con el diario, el departamento de Operaciones de Mantenimiento de Paz de la ONU, dijo que ‘se tomaba en serio las cuestiones planteadas en el estudio’, y que la lucha contra la explotación y el abuso sexuales cometidos por el personal constituía una de las principales prioridades del secretario general, António Guterres.

En ese sentido, explicaron que las denuncias disminuyeron desde 2013, pero no mencionaron las demandas de diversas organizaciones que piden el reconocimiento de los niños por parte de sus progenitores.

Al respecto, la Oficina de Abogados Internacionales, que tiene sede en Puerto Príncipe, presentó demandas de paternidad en nombre de 10 menores, pero hasta la fecha las madres continúan sin recibir la manutención de los niños.

Además de los hijos abandonados, también se acusa a las tropas de paz de introducir diversas enfermedades como el cólera, que enfermó a casi 900 mil personas y cobró oficialmente unas 10 mil vidas, aunque expertos afirman que la cifra se triplica.

La semana pasada, organizaciones sociales de Haití celebraron un coloquio que analizó los 15 años de presencia ininterrumpida de las fuerzas de la ONU en el país y su impacto en la sociedad.

En octubre último llegó a su fin la Misión de la ONU para el Apoyo a la Justicia, en uno de los momentos más críticos desde el punto de vista sociopolítico marcado por intensas protestas antigubernamentales y críticas a la injerencia internacional en los asuntos internos del país.

No obstante, la ONU mantiene una oficina de acompañamiento político, que pretende ayudar al Gobierno y a la policía en sus esfuerzos por mantener el orden y el Estado de derecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí