Este domingo la ministra vocera, Karla Rubilar, salió a defender el informe de “inteligencia” que analizó la Big Data y que desató duras e hilarantes críticas al Gobierno por lo reseñado en la estudiada “filtración” de parte del informe por parte del diario más a fin del deteriorado segundo piso de La Moneda, que habitualmente filtra datos a través de este “medio aliado”.

Rubilar
, sí dijo una verdad del porte de una catedral: “El 18 de octubre nos pilló (al Gobierno) con muy mala inteligencia”, inteligencia policial que el propio gobierno desmanteló cuando sacó medo centenar de oficiales generales de Carabineros, entre ellos a los de esa unidad.

En esta línea la ministra, lejos de reconocer que el estallido social no es una conspiración malévola al estilo de la serie del “Super Agente 86” en que Kaos buscaba sembrar el terror, insistió en que es obra de los externos asegurando que”parece ser lógico pensar que había una organización un poquito mayor, y más compleja”, desechando el fondo del problema: el hastío ciudadano de un modelo y sistema que simplemente los ha aplastado, pero este argumento pareciera no ser visibilizado.

Rubilar, insistió –a CHV/CNN- que la información emanada desde inteligencia orientados hacia la injerencia extranjera y “así lo asegura el informe entregado por el ministro del Interior Gonzalo Blumel a la Fiscalía”, sostuvo la ministra.

“El informe que tiene el ministro Blumel sí tiene información clara de organizaciones desde fuera de Chile para incentivar la protesta violenta”, sentenció tajante la ex intendenta, pero sin entregar datos concretos que permitan apuntalar la débil tesis de Palacio, ya que los datos revelados por La Tercera, hablan de datos de acceso general y de análisis bastante básicos y predecibles, nada extraordinario que permita asegurar -con seriedad- que la República está siendo prácticamente invadida por revoltosos revolucionarios que han dejado en jaque al Estado y a las FFAA prácticamente derrotadas por este enemigo silencioso y despiadado que ha sembrado el caos a vista y paciencia de un estadito totalmente sobrepasado.

De ser así, ciertamente que la nación estaría en alto riesgo porque quiere decir que las instituciones no están funcionando y Chile está a merced de este ciberpillaje.

Pero la razón para no entregar datos duros obedece a que los datos revelados están sujetos a Ley de Inteligencia y que no se pueden publicar, pero que sí “puede entregar insumos a las policías y éstas convertirlos en antecedentes que se puedan judicializar y por lo tanto, publicables cuando la investigación así lo amerite”.

Cabe recordar que estos datos ultramegasecretos entregados por el ministro Blumel, no sirven para el proceso judicial que lleva la Fiscalía por los ataques al Metroinformación de inteligencia sobre ataques en el Metro.

Este informe revelado solo le hace daño al Gobierno que no logra instalar y probar con datos concretos la teoría de la conspiración internacional contra el Presidente Piñera, y por otro lado devela la total desconexión del actual gobierno con el Chile real, ese Chile real que no logra ser comprendido por gran parte de las autoridades que no salen de su zona de confort y así es más fácil culpar a la destruida Venezuela o a la Cuba post castro que a duras penas logra autosustentarse o a la Rusia de Putín.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí